Lo que NO debe hacer cuando de dinero se trata

Las trampas más comunes en las que caen las mujeres a la hora de planificar su futuro. Conózcalas… ¡ y evítelas !

Un
sueldo promedio menor, debido a ciertos prejuicios de la sociedad; y la
maternidad y los riesgos y obligaciones que ella conlleva, hacen que en general
el aporte jubilatorio de las mujeres sea menor en comparación al de los
hombres.
En consecuencia, las mujeres reciben, en promedio, la mitad de jubilación que
los hombres. Por esto es imprescindible extremar cuidados a la hora de
planificar su retiro.

Consejos a tener en cuenta: 

1.
Cuidar de su jubilación es cuidar de sus hijos.


Seguramente,
alguna vez se ha preguntado qué es mejor: ¿privilegiar la educación de
nuestros hijos o asegurar los ingresos para el momento del retiro? Muchas veces
elegimos primero a nuestros hijos pero ese podría ser un error que al final
terminará perjudicándolos. Es esencial planificar una jubilación que asegure
su propia solvencia para el momento en el que sólo se quiere disfrutar de los
nietos. Es lo mejor para usted y su familia.

Antes
que nada debe aportar lo máximo posible a su plan de jubilación, sea este público
o privado. Aunque el monto sea mínimo, cada grano de arena ayudará a llevar un
mejor nivel de vida en el futuro. Tenga en cuenta que con un interés del 8%
acumulado en 30 años, usted tendrá el 1000% de lo depositado, es decir diez
veces más. Es importante saber que los planes de jubilación penalizan con
multas las faltas a los contratos. Muchas veces, al realizar cambios en el plan
de jubilación sin haber sido aconsejado por un experto, se cometen faltas sin
saberlo.
 

2.
Saber manejar sus tarjetas de crédito.


Gran
parte de nuestros gastos se realizan a través de tarjetas de crédito. Una
forma realmente cómoda y práctica de hacer nuestras compras. Tan fácil que
muchas veces olvidamos el momento de pago. Entonces, cuando el resumen de cuenta
llega a casa y vemos lo que hemos gastado, nos preguntamos cuándo es que
compramos aquello. Estas sumas inesperadas hacen que prefiramos realizar el pago
mínimo a cancelar el total del saldo. Un círculo vicioso: realizando el pago mínimo
sólo cancelamos un pequeña parte de la deuda, la mayor parte es destinada al
pago de intereses. De esta manera la cuenta irá incrementándose hasta llegar a
un monto imposible de cancelar.

Para
evitar esto y reducir los costos de su uso, es conveniente limitarse a una sola
tarjeta: esto le permitirá llevar un mayor control de gastos. También debe
tratar de realizar siempre el pago total de la deuda, o al menos uno mayor al
pago mínimo, para que el capital y los intereses acumulados vayan reduciéndose.
 

3.
Controlar los gastos imperceptibles


Cuando
pensamos que son las compras de electrodomésticos, o el pago del alquiler los
que agotan nuestro presupuesto, nos equivocamos. No son otros que los gastos de
todos los días: taxis, salidas, comidas en restaurantes o incluso las entradas
para ver esa película tan esperada provocan un presupuesto deficiente. Es
recomendable llevar un control separado de gastos. Es decir, asignar cierta
cantidad de dinero y sólo eso a entretenimiento, salidas, ropa y otros destinos
que suelen ser accesorios. De esta manera, cuando ya no quede dinero para estas
gastos sabrá que no puede gastarse más. También es recomendable realizar este
tipo de compras en efectivo, de esta forma tendrá un control mayor, además de
ayudar a la reducción del pago en el momento que llegue la cuenta de la
tarjeta. Los expertos afirman que al usar sólo efectivo se tiende a consumir un
tercio menos.
 

4.
Prepararse para ¨en caso de¨


Las
mujeres, trabajen o no, deben tener dos tipos de seguro: seguro de vida y
cobertura por incapacidad. Aún si se tiene este tipo de coberturas a cargo de
la empresa para la que se trabaja, es aconsejable considerar una cobertura
aparte. Debe tenerse en cuenta la maternidad y los períodos en que las mujeres
prefieren encargarse de la crianza de sus hijos y permanecen sin trabajo Una
inversión mínima a cambio de la seguridad propia y de los suyos puede ser la
mejor opción. Muchas veces los seguros contratados por las empresas para sus
empleados cubren una mínima parte de los ingresos que se tenían. Además, si
se contrata el seguro al momento de retirarse, se le cobrarán recargos que podrían
haberse evitado.
 

5.
Conocer para elegir

Consulte a un experto en planificación financiera para que evalúe cada situación
en particular. Ellos sabrán aconsejarlo al momento de manejar sus ingresos,
optar por el plan de jubilación más conveniente y elegir la coberturas más
efectiva para usted. Esto siempre dependerá de muchos factores: estilo de vida,
cantidad y edad de sus hijos, situación laboral, etc.