Home > Salud y Bienestar > Medicina

Enfermedades y síntomas

Llegaron los 40, ¿llegaron los lentes?

Si ya no puedes leer como antes (aunque nunca hayas usado anteojos), es hora de conocer las opciones que pueden solucionar tu problema.

Cuando se llega al punto de no poder leer de cerca sin usar las manos para ayudarnos a enfocar, la solución en muchos casos viene de la mano de los lentes de leer. Éstos vienen principalmente en dos estilos: el entero (los anteojos comunes), y los más pequeños que se apoyan en la punta de la nariz (los parecidos a los lentes de relojero).

Los primeros son apropiados para aquellos que pasen gran parte de su tiempo leyendo u observando objetos desde cerca. Pero hay que tener en cuenta que si levantamos la vista buscando algo más lejos mientras usamos lentes de leer, el panorama puede empezar a nublarse.

En cambio, los lentes más pequeños permiten tanto mirar hacia abajo para observar las cosas de cerca como dirigir la vista sobre los lentes para ver a la distancia. Generalmente, aquellos que nunca necesitaron lentes empiezan con unos lentes de leer en vez de con lentes bifocales o progresivos, que generalmente son una mejor alternativa para aquellos que necesitan corregir su visión tanto de lejos como de cerca. 

Los lentes de leer pueden ser hechos a medida para cada individuo por un óptico (que es lo más recomendable), o bien ser comprados de manera estándar en una farmacia. Durante la década del ’90, los lentes de leer estándar (comprados en la farmacia) se volvieron más populares que nunca: se compraron tres veces más en esta década que en todas las anteriores. Son más económicos que los lentes hechos a medida, permitiendo hacerse de varios pares diferentes por una cantidad ínfima de dinero.

Sin embargo, una de las desventajas de los modelos estándar es que, esencialmente, se trata de lentes de “talle único”. La prescripción es la misma en ambos lentes, y los centros ópticos no están situados de forma individual para cada persona.
Mucha gente no tiene exactamente la misma prescripción en cada ojo, y casi todos los que precisan este tipo de lentes necesitan al menos una pequeña cantidad de corrección de otros problemas en sus prescripciones.

En consecuencia, usar este tipo de lentes suele traer dolores de cabeza, cansancio visual y hasta náuseas, en los casos en que la necesidad real de quien los usa esté demasiado lejos del modelo estándar elegido.
 

Pero si las correcciones para cada ojo no son significativas y no se tiene un astigmatismo pronunciado, se puede usar este tipo de modelos de manera cómoda y práctica. De todas maneras, siempre será un oftalmólogo el que puede brindar los mejores consejos acerca de lo que necesitamos. 

Si tenemos luz verde para usar modelos estándar de anteojos de leer, antes de comprarlos conviene revisar que no tengan pequeñas imperfecciones como burbujas u ondulaciones. Si vemos que los anteojos estándar no son de la mejor calidad, tengamos siempre en cuenta que quizás lo mejor sea mandar a hacer unos a nuestra medida. En muchas ópticas los ofrecen a precios realmente económicos. 

El otro problema con los lentes de leer de “talle único” no tiene tanto que ver con los anteojos en sí como con quienes los usan. Mucha gente opta por dirigirse directamente a la farmacia en vez de al oftalmólogo cuando se dan cuenta de que es hora de usar anteojos.
Es más: una encuesta reciente entre personas que padecen presbicia reveló que el 17 por ciento compró anteojos de leer porque no quería tomarse la molestia de someterse a un examen ocular.
 

El sentido común nos indica que se debe consultar al oftalmólogo siempre que tengamos un problema con nuestra prescripción, o en su defecto una vez cada dos años. El hecho de necesitar un par de anteojos puede ser una cosa normal y sin mayores riesgos, pero también puede ser un síntoma de un problema realmente serio que puede ser tratado sin inconvenientes siempre que sea descubierto a tiempo.

 

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

¿Por qué tu perro tira de la correa?

¿Por qué tu perro tira de la correa?

Consejos para hacer para que tu perro deje de tirar de la correa

Cómo hacer ñoquis caseros a la italiana

Cómo hacer ñoquis caseros a la italiana

Directamente desde la cocina de la 'Mamma', una deliciosa receta de ñoquis caseros, hechos como en Italia

Pescado para Navidad

Pescado para Navidad

Algunas recetas interesantes para poder hacer para la Nochebuena. El pescado, por ser un alimento nutritivo y rápido para preparar es una de las mejores opciones, sobre todo si los invitados a la cena serán muchos...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: