Las terapias de revitalización celular

Qué es, para qué sirve y a quién puede beneficiar la celuloterapia.

Los tratamientos de revitalización consisten en la aplicación de implantes Intramusculares de Complejos Tisulares de alta bio-disponibilidad.

Esto significa que la política de aplicación depende exclusivamente de factores biológicos y fisiológicos, y no de un ritmo impuesto por el médico.

Debido a que existen varias estrategias de tratamiento, cada una dependiente de lo que el paciente quiera obtener a priori, hay que determinar primero si lo que se desea lograr  es una revitalización general de todo el organismo, o en cambio, una revitalización de un órgano en especial o de alguno de los sistemas de órganos del cuerpo.

Esto es importante porque muchas personas desean tan solo aumentar la vitalidad, la energía muscular y el rejuvenecimiento de alguna de sus glándulas para poder sentirse más fuertes, jóvenes y vitales; mientras que otros tienen por objetivo principal "apostar" al futuro y prevenir el deterioro corporal que sobrevendrá en el futuro cercano, evitando de antemano la "decrepitud" de su unidad cuerpo-mente, y basándose en historias familiares de tendencias particulares ( artrosis, Alzheimer, cáncer, prolapsos viscerales, osteoporosis, etc.) proyectan por anticipado la batalla que les prevendrá de tales trastornos.

Como se podrá apreciar, no siempre es el profesional el que decide ¿Qué hacer?, sino que corresponde decidir en "conjunto".

Todo es válido cuando se trata de gozar de la existencia con la mejor calidad de vida posible.

Para dar una idea, hay tratamientos que se aplican de una sola vez, realizando varios "implantes" en el mismo día (se los denomina: una serie), los cuales se repiten cada 3 meses (comprenden 3 series en total).

Por otra parte, existen tratamientos que se aplican cada 40-45 días (en total 4 veces) y que incluyen toda una serie de HIDROLIZADOS  bebibles que complementan a los inyectables, y que el paciente va tomando entre cada implante.

Sea cual fuere el tratamiento a efectuar, es imprescindible contar con un "chequeo" previo de laboratorio básico y obligatorio, que consiste en Hemograma completo, Hepatograma, Colesterolemia total, HDL y LDL, Glucemia, Uremia y Uricemia, y un Proteinograma electroforético.

A las personas con antecedentes de trastornos de la Glándula Tiroides, se les pide también un Perfil Hormonal Tiroideo reciente.