Las tareas domésticas y los días de fiesta

Las fiestas y feriados están destinados al relax y al descanso, pero el ritmo de vida actual nos hace enfrentar muchas labores pendientes que quedan por solventar. ¿Cómo mantener el control sin dejar de pasarla bien?

No siempre es posible destinar un tiempo a la diversión o al descanso. Las tareas domésticas se acumulan y quedan siempre para otro momento. Un día festivo, puede ser una buena oportunidad para ponerse al día con las actividades retrasadas.

Algunas sugerencias que pueden ser útiles para mantener el hogar en condiciones son:

1.-Organizar la ropa de estación: esta actividad, en muchos casos, genera mucha pereza. Dedicarse un día exclusivamente a ordenar la ropa y guardar aquella que no se utilizará resultará muy provechoso, sobre todo si hay que organizar la vestimenta de varios integrantes de la familia.

2.- Realizar una limpieza a fondo: durante la semana resulta imposible poder mantener el orden y la higiene de todo el hogar.

Disponer de tiempo libre para hacer una labor de limpieza exhaustiva será muy útil para que el desorden y la suciedad no se vayan acumulando y todos los integrantes del hogar vivan en mejores condiciones.

3.- Elaborar la comida para la semana. Este es un buen momento para preparar los alimentos y conservarlos en el refrigerador.

Apuntarse una lista con recetas para ir haciendo cada vez que se tenga un día libre ya que el preparar tanto el almuerzo o la cena de modo diaria, genera mucho estrés y se lleva gran cantidad de tiempo.

4.- Aprovechar el tiempo para lavar, tender y lavar la ropa. Estas actividades son las que más se acumulan en un hogar y las que suelen necesitar de más disponibilidad para poder llevarlas a cabo.

Lo ideal es tener bastante tiempo libre para poder dedicarse en exclusiva a estas labores.

Los pequeños gestos de orden y limpieza diarios ayudan mucho y es conveniente que se realicen todos los días para disfrutar de más horas de ocio cuando los feriados se avecinan.

Algunas recomendaciones para mantener una buena organización son:

1.- Dejar la cama hecha antes de salir del hogar.

2.- Recoger la mesa y limpiar la vajilla luego de cada comida.

3.- Al cambiarse de ropa, lo más acertado es guardarla rápidamente en los armarios.

4.- Sacar la basura a diario. Lo más conveniente es respetar el horario, si es que la recogen en la puerta de la casa o mantener una rutina propia para trasladarla al contenedor más cercano.

5.- Aprovechar los pequeños tiempos que se tienen al día, para quitar el polvo y mantener los ambientes ordenados.