Las mascotas y la viudez

Muchas personas que han enviudado experimentan una sensación de soledad, que podría derivar incluso en una depresión. Un arma muy efectiva para luchar contra esto sería una mascota. Sin embargo, deberían tener primero en cuenta diversos factores, que pasamos a detallarle en esta nota
  
  

Ha menudo oímos que el perro es el mejor
amigo del hombre, pero en el caso de los mayores que han enviudado, estos
animales doméstico podrían ser considerados también el mejor cuidador,
asistente, y ayudante.

 
Tener un animal doméstico proporciona una
gran cantidad de beneficios para mucha gente. El compañerismo, está sin dudas
en el tope de esta lista. Pero cuando hablamos de una persona mayor que ha
quedado sola, estas ventajas se extienden mucho más de lo que muchos podrían
imaginarse.

 
En efecto, muchas personas mayores, deben
hacerle frente a la viudez y a la vida en soledad, incluso lejos de su familia y
amigos, sin estar preparado para ellos. Por lo tanto, estas personas no eligen
sino que están condenadas a vivir solas y aisladas, algo que puede, en el peor
de los casos derivar en depresiones, y, en el menor, hacer a la vida mucho más
triste y angustiante.

 
¿Es
la mascota una solución apropiada?
 

Muchos creerán que frente a tamaño
problema, traer un animal doméstico  a
la casa suena como una manera simple, demasiado simple, de solucionar estos
conflictos. En efecto, el solo hecho de tener este pensamiento está dando una
señal. Muchas personas jamás gozaron de la convivencia con un animal, tuvieron
ciertos reparos a los mismos, y tal vez no busquen comenzar a hacerlo a esta
edad.

 
Por eso, en que en muchas personas mayores
esta no es la opción más conveniente. Nadie debería ser forzado a convivir
con un animal doméstico. Primero, se debe estar seguro de que la persona en
cuestión desee y pueda cuidar a la nueva mascota. El animal necesitará una
ayuda diaria para su alimentación, limpieza, salud, y, por supuesto, juegos.
Los hechos tienden a demostrar que, sin importar cuan fácil pueda sonar todo
esto, si una persona no ama a los animales, todo el trabajo resultará una muy
molesta, y no habrá beneficios como contrapartida. Los animales domésticos son
como los niños. Sea un perro, un gato, o aún una variedad más pequeña como
un pájaro o un pez, todos necesitaran de una persona que los ampare, en una
relación que, alternadamente, hará que las vidas de cada uno sean más
satisfactorias. Caso contrario, la relación terminara mal, y a experiencia será
negativa tanto para la persona como para el animal.

 
Eligiendo a la mascota

 
Pero en la gran mayoría de los casos, una
mascota será la opción más apropiada para una persona que acaba de enviudar.
Tomemos el ejemplo real de un viudo mayor que nos escribió desde Colombia. Su
nombre es Juan y tiene ochenta y un años. Todas las mañanas, luego de que se
mujer falleciera, Juan comenzó a levantarse en el amanecer para alimentar a dos
caballos, tres gatos, dos perros, y muchos otros animales, incluyendo una gran
cantidad de pavos salvajes que visitaban su quinta día a día. Juan contaba que
mucha gente se sorprende cuando ve la salud de la que goza, debido a su gran
esfuerzo, pero el siempre les responde, rápidamente, ¡No tengo tiempo para hacerme viejo, pues estoy demasiado ocupado con
mis animales!
Si bien esto puede ser un extremo, también es una buena
muestra de cómo pude ayudar la compañía de los animales. Si una persona tiene
cosas para hacer, y la responsabilidad de cuidar de alguien, tendrá
literalmente menos tiempo para preocuparse de sus propios problemas, y por ende
envejecer más rápidamente.

 
Otros
beneficios de las mascotas
 
 

Veamos también otros beneficios tangibles
que las mascotas proporcionan a muchos mayores:

  • El
    contacto físico de acariciar un animal es una gran terapia de relajación,
    y algunos estudios han demostrado incluso que ayuda a bajar la tensión
    arterial en personas con problemas de tensión arterial alta, y a bajar
    también los niveles de colesterol, en mayores que sufran de altos niveles.

  • Los
    dueños de mascotas en general, tanto mayores y como más jóvenes, tienen
    menos problemas de salud, concretamente menos problemas para conciliar el
    sueño, menos dolores y molestias, dolores de cabeza, y problemas de digestión. 


  • ¡Los
    animales domésticos siempre traen sonrisas!

  • Muchos
    animales domésticos de familia, como perros, gatos, e incluso pájaros, han
    mostrado tener la capacidad de alertar a sus dueños mayores y también jóvenes,
    sobre varios peligros, como por ejemplo fuego o intrusos. Si bien no deben
    ser confiados totalmente para estos propósitos, esta posible ventaja
    agregada no puede ser pasada por alto.

Eligiendo la mascota apropiada

 Usted ya ha decido que, efectivamente, un
perro, gatito o ave, podrán hacer su vida mucho más completa y esperanzadora.
Ahora deberá saber que elegir.

 
El lugar donde viva, le ayudará a
determinar qué tipo de animal doméstico podría tener. Mucha gente mayor
pierde a su pareja, y se encuentra con que no tiene ninguna necesidad de seguir
viviendo en el gran hogar que había ocupado por años, por lo que decide
mudarse a un departamento mucho más pequeño. En tal caso, entes de tomar la
decisión de hacerlo, debería asegurarse de que las reglas del edificio, le
permitan tener animales domésticos. Si logra una respuesta afirmativa, tampoco
deberá pensar que puede tener un zoológico en su nuevo hogar, que sin dudas
será de reducidas proporciones. Sugerimos entonces elegir un pájaro u otro
animal pequeño o roedor, como un hámster, que puedan vivir sin problemas
confinados en una jaula.

 
Éstos animales son también opciones muy
buenas para que los mayores puedan cuidar a sus mascotas sin mayores problemas,
puesto que demandan de menor atención que un perro y un gato. Además, podrían
ser la primer experiencia de convivencia con una mascota, y determinar a partir
de allí si se desea (para el caso de que pueda) contar con un animal más
grande, como un perro o gato. Si el espacio no es una consideración especial,
podría elegir directamente a un gato o un perro, que son los que mayor sensación
de compañía pueden dar.
 


Gatos

 
Los gatos parecen ser la opción preferida
de las personas mayores solas. Son absolutamente adaptables a los cambios
cotidianos en la rutina de vida, y pueden dar, en muchos puntos, las mismas
satisfacciones de un perro, pero sin exigir el cuidado que estos necesitan. No
piense, por ejemplo, que a ellos no les gusta hacer largas caminatas. Un gato
que desde chiquito se saca a pasear con correa, descubrirá las alegrías de
salir al aire libre, y aprenderá a hacer una caminata diaria alrededor del
bosque, o simplemente a dar un paseo en el jardín, con lo que podrá
proporcionarle una gran compañía para todas sus salidas.

 
Perros

 
Los perros deben ser, junto a los gatos,
la alternativa más considerada. Tanto los más cachorros como los adultos
pueden darle grandes ventajas. Para alguien que ha experimentado repentinamente
la pérdida de algún miembro de la familia, pero continúa manteniendo una
buena salud que le permite soportar las exigencias de estos animales, la
distracción de un perrito cachorro puede ser justo lo que esté necesitando.
Sin embargo, los perros más adultos parecerían ser la opción más popular
para los adultos: ya se ha logrado su entrenamiento (fundamental en el caso de
personas con algún tipo de discapacidad) el hecho de que mastiquen todo parecería
ser cosa del pasado, y podrían llevar una rutina de vida más tranquila, a
diferencia de un perrito cachorro, desbordado de una energía ilimitada.

 

El
animal doméstico como parte de la visita a la clínica de reposo


 
Tal vez usted no haya enviudado, pero su
pareja haya tenido que dirigirse a una clínica de reposo ¿Qué sucedería
entonces con su animal?

 
En primer lugar, debe saber que llevar al
animal doméstico de la familia a visitarlos, le ayudará de numerosas formas.
Después de que el personal de la clínica de reposo le haga llegar cualquier
regla que pueda tener con respecto a las visitas de animales domésticos s su
institución, llévelos a visitar a su pareja tordas las veces que le sea
posible. Si usted es una de las tantas personas que nunca saben que decir a su
ser amado mientras este/a está en una clínica de reposo, esta será una manera
perfecta de abrir las conversaciones, y las visitas de un animal doméstico podrían
contribuir a la intercomunicación entre los mismos residentes de la clínica de
reposo, que de otra manera no tendrían nada en común. Así, no sólo le dará
a su pareja beneficios durante la visita, sino incluso después la misma.

 

En última instancia, la decisión de
adoptar una mascota necesita ser tomada de una forma individual, pero teniendo
presente todos los beneficios descriptos, para poder tomar una opción sabia.