Las hormonas en el tratamiento de los síntomas vinculados con la menopausia

Los estrógenos, solos o en combinación con progesterona, constituyen el basamento de la terapia de reemplazo hormonal en la menopausia. Aquí se los presentamos...

Normalmente, los ovarios dejan de producir estrógenos cuando la mujer tiene entre 45 y 55 años y dan comienzo al periodo de la vida femenina que se conoce como menopausia.

Cambios experimentados por las mujeres en la menopausia

Cada mujer experimenta su menopausia de una forma diferente. Algunas pueden no experimentar ningún cambio importante. Pero a medida que los niveles de estrógenos comienzan a caer, la mayoría de las mujeres suelen sufrir varios cambios, como por ejemplo:

· Los "calores": pueden experimentarse fuertes calores desde la cara hasta el cuello, y el pecho, o sensaciones repentinas de fuerte calor y sudor general.

· Cambios en la vagina / atrofia vaginal: los tejidos de la vagina pueden resecarse, debilitarse, afinarse, y ser menos elásticos.

· Menstruación irregular: el ciclo menstrual es menos periódico, hasta que se detiene definitivamente.

· Problemas de sueño durante la noche o sudores nocturnos

· Cambios emocionales: cambios de humor, irritabilidad

Estrógenos y estrógenos combinados con progesterona

Se administran a las mujeres sin útero, o en combinación con progesterona a las mujeres con útero (el agregado de progesterona reduce el riesgo de sufrir cáncer endometrial en las mujeres con útero)

Se utilizan para:

· Reducir los “calores” de la menopausia

· Tratar la sequedad, picazón, o ardor vaginal durante la menopausia.

· Reducir las chances de sufrir osteoporosis (huesos débiles y frágiles) durante la menopausia.

· Tratar ciertas condiciones en las mujeres antes de la menopausia, si sus ovarios no producen el suficiente estrógeno.

· Reducir los síntomas de ciertos cánceres que se han esparcido a través del cuerpo, en hombres y mujeres.

 Fuente: FDA (USA)