Las fiestas y los que no están

La muerte de un ser querido puede modificar las costumbres y tradiciones familiares. Mientras que algunas familias continúan con sus tradiciones, otras apuestan al cambio. Lo mejor es hacer entre todos ese cambio y buscar otras maneras de recordar con felicidad a la persona fallecida.

Las reuniones sociales o familiares luego de la muerte de un ser querido pueden ser abrumadoras. Habitualmente las personas desean seguir las festividades como antes. Otros, en cambio, no se sienten cómodos al seguir esas tradiciones familiares. Poner el tema sobre el tapete es difícil, pero puede ser útil para evitar malos entendidos.

Es correcto hacer cambios para reacomodar los sentimientos de pérdida. De hecho, hasta puede dar un significado más profundo y estrechar los lazos familiares.

Consulte con su familia qué cambios quieren hacer o qué nueva tradición desean tener. Le damos algunas sugerencias:

  • ¿La persona fallecida daba las gracias antes de comer o en los comidas de días festivos? Quizás haya algún miembro de la familia que quiera hacerlo ahora, puede elegir al más pequeño, o toda la familia junta puede hacerlo.
  • Compre o construya una decoración para el árbol de Navidad en honor al ser fallecido. Si usted tiene hijos, puede hacerlo junto con ellos como una actividad familiar especial, o dejar que sus hijos hagan el suyo.
  • En ocasiones especiales, deje una silla vacía en la mesa o encienda una vela en honor al fallecido.
  • Incluya su comida favorita en las fiestas.
  • En el cumpleaños o el aniversario de la persona fallecida, celebre en su honor. Cene en un restaurante e invite a los familiares y amigos especiales del fallecido. Si le gusta el aire libre, puede organizar un picnic.

    Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.