Las carnes rojas se relacionan con ciertos tipos de cáncer

Una dieta rica en carnes rojas ha sido relacionada en el pasado con el cáncer de colon. Y ahora un nuevo estudio demuestra que la gente que come una gran cantidad de carne roja está mucho más expuesta a contraer cáncer de estómago y de esófago

Más de 20.000 estadounidenses contraerán cáncer de estómago este año, de acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer. Cerca de 13.000 van a morir. La mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer de estómago está entre los 60 y los 70 años.

 

La Sociedad Americana del Cáncer dice que más de 13.000 nuevos casos de cáncer de esófago se descubrirán en los Estados Unidos y afectarán mayormente a los hombres. La mayoría de las personas con cáncer de esófago eventualmente muere de esta enfermedad porque generalmente se diagnostica ya en un estado avanzado.

 

Investigadores de la Universidad Tufts, en Boston, atendieron a cerca de 250 personas, tanto con cáncer de estómago como de esófago. Los pacientes fueron comparados con cerca de 450 personas sanas. El fin era determinar si había alguna diferencia en los tipos de comidas ingeridas entre aquellos que tenían y que no tenían cáncer.

 

Después de haber evaluado los cuestionarios de todos los participantes, se identificaron dos patrones dietarios principales. La “dieta saludable” consistía en comidas con altas cantidades de fruta, vegetales y granos, y bajas cantidades de carne roja, carnes procesadas y salsas. La “dieta rica en carne” era alta en carnes rojas y pobre en frutas y cereales.

 

Otros patrones dietarios identificados fueron dietas con muchos bocadillos salados, postres, leche o pan blanco.

 

Los resultados del estudio están publicados en la edición de enero del American Journal of Clinical Nutrition

 

Comparados con quienes prefieren dietas saludables, las personas que siguen dietas ricas en carne tienen 3,5 veces más posibilidades de contraer cáncer en el esófago, y casi 3 veces más de tener cáncer en el estómago.

 

A los otros patrones dietarios tampoco les fue demasiado bien comparados con las dietas saludables.

 

Las dietas que incluyen muchos bocaditos salados casi triplican el riesgo, y las que se basan en pan blanco aumentan en más de dos veces las chances de contraer cáncer de esófago. Algunas salsas también incrementan la posibilidad de contraer este tipo de cáncer.

 

Pero hay comidas se pueden ingerir para ayudar a protegerse de estos dos tipos de cáncer, de acuerdo a este estudio.

 

Productos lácteos, pescado, cualquier tipo de verdura, frutas cítricas, jugos, y pan negro pueden disminuir el riesgo de cáncer de esófago en más de la mitad. Aves de corral, vegetales amarillo oscuro, cereales y tomates también sirven para reducir el riesgo.

 

Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición saludable, haciendo clic aquí.