La stevia, una alternativa natural a los edulcorantes artificiales

Conozca esta hierba originaria de Paraguay que, además de ser un excelente sustituto del azúcar, parece ser un prometedor recurso natural contra la diabetes.
  
  

Hace años, cuando me fue
diagnosticada una diabetes de tipo II, el facultativo que me atendía me marcó un
tratamiento que en principio se basaba solo en el control de la dieta y la
supresión en la misma de todo tipo de azúcares.

Como siempre me he sentido
atraído por los remedios naturales (cuando la enfermedad no es tan grave como
para usar de medicinas más agresivas), me interesé inmediatamente por los
compuestos herbarios en forma de tisanas recomendados para controlar el grado de
glucosa en sangre.

Al comprobar la composición
de hierbas, cosa que hago siempre para evitarme sorpresas, observé que un
pequeño porcentaje del compuesto era de una planta llamada “stevia”, planta que
yo desconocía hasta ese momento ya que en Europa no se encontraba casi ningún
libro sobre plantas medicinales en el que fuera descrita, por lo que mi
curiosidad me llevo a indagar y hacer preguntas sobre la misma, hasta saber con
que objeto se añadía a la tisana antes citada, comprobando que se usaba para
paliar el amargor de las otras plantas constitutivas de la fórmula, de por sí
intensamente amargas, y es de esta forma como entré en conocimiento de esta
hierba maravillosa que por las restricciones que imponen algunos Organismos
Oficiales, es casi desconocida por el gran público de los países europeos.


¿Qué es? 

La Stevia es una planta
originaria de la flora sudamericana que se criaba espontáneamente en el hábitat
semiárido de las laderas montañosas de Paraguay.

La stevia está aumentando
su renombre fuera de la UE. después de haberse probado a conciencia la ausencia
de toxicidad, y en la mayor parte del mundo se considera totalmente segura para
el consumo humano.

Es una planta
increíblemente dulce. El edulcorante (esteviósido), que se extrae de ella es
aproximadamente 300 veces más dulce que el azúcar, las hojas tiernas tienen un
agradable sabor a regaliz y se puede usar para reemplazar el azúcar refinado. En
efecto, las hojas contienen glucósidos de sabor dulce pero que no son
metabolizables y tampoco contienen calorías. La mayor parte de los glucósidos
consisten en moléculas de esteviósido. Las hojas secas son entre 20 y 35 veces
más dulces que el azúcar.

Muchos de los usos de
stevia son conocidos, como: edulcorante de mesa, en bebidas, en pastelería, en
dulces, en confituras, en mermeladas, en yogures, en chicles, etc. etc.
Aunque los conquistadores españoles tuvieron conocimiento de la stevia durante
el siglo XVI, no atrajo la atención de los europeos hasta finales del siglo XIX
gracia al Dr. Bertoni. Antes de tener conocimiento en Europa, la planta
lógicamente ya era conocida desde la antigüedad por los indios guaraníes de
cuyos campos era nativa, la llamaban “kaá-heé”, lo que en esa lengua significa
“hierba dulce”. Esta planta tiene excelentes propiedades edulcorantes y
medicinales, destacando su acción antidiabética.

La Stevia rebaudiana
Bertoni ha superado con éxito los estudios de laboratorio, por lo que en muchos
los países se han autorizado sus extractos.

El cultivo puede realizarse
en la mayoría de los suelos de los países cálidos o templados.
La stevia natural, sin refinar, contiene más de 100 elementos y aceites
volátiles identificados. Eso ya lo aprovecharon desde los tiempos precolombinos
los indios guaraníes, los cuales la usaban para endulzar sus bebidas o
simplemente masticaban las hojas a modo de una golosina, como hacen los niños de
hoy cuando lamen el néctar de las flores de la planta llamada “lengua de buey” o
más popularmente “lenguaza” (Anchusa azurea), néctar que también es más dulce
que el azúcar y sobre el cual no se conocen estudios.

En los EEUU, la FDA (Food
and Drug Administration), aprobó en septiembre de 1995, a la stevia, aunque solo
podría venderse en tiendas naturistas, así no interfiere con los intereses de
las industrias productoras de los otros edulcorantes no naturales.

Esta planta cuyo nombre
científico es Stevia rebaudiana Bertoni, puede usarse de muchas formas, cada una
de ellas con un fin diferente: como una simple infusión, en forma líquida o en
forma de cristales solubles, y cada una de estas tendrá diferentes propiedades o
aplicaciones.

Aunque se usa ampliamente
en muchos países como una alternativa para endulzar, la Stevia rebaudiana es
poco familiar para la mayoría de la gente, sin embargo, ahora está empezando a
conocerse, sí bien en Europa se ha prohibido su “publicidad y venta”
argumentando dicha prohibición ante el consumidor potencial, de que “se van a
realizar nuevos estudios” y de esta forma su conocimiento se demorará sin duda.
Pero gracias a los esfuerzos de botánicos y especialistas en dietas y entornos
naturistas, este inconveniente está a punto de superarse.

La planta puede crecer
relativamente bien y se puede adaptar a gran variedad de terrenos y climas, la
información para ello, se está generando de forma oficial en varios países
sudamericanos, donde se está ayudando sin duda a sus agricultores, así cómo en
Japón y en Canadá.
La hojas también se utilizan como medicinales.

De su primitivo hábitat en
Paraguay, ha pasado a cultivarse en extensas áreas de todo el mundo y de modo
más extensivo en países como: Brasil, China, Japón, Corea, Tailandia, Taiwán,
Israel, etc., en estos países se utiliza como edulcorante en todo tipo de
alimentos y bebidas incluida la popular coca-cola, especialmente porque no
parece tener los efectos secundarios de otros edulcorantes y, además, no se
descompone.

El principal glucósido de
este vegetal usado comercialmente, se llama esteviósido. El esteviósido no es un
producto artificial obtenido en ningún laboratorio, es un extracto totalmente
natural de la hoja de la planta.
 
Propiedades
 
Consultando multitud de estudios se deduce que es una planta antiácida,
antibacteriana bucal, antidiabética, cardiotónica, digestiva, diurética,
edulcorante, hipoglucemiante, hipotensora, mejoradora del metabolismo y
vasodilatadora.

Tiene efectos beneficiosos
en la absorción de la grasa y la presión arterial.
Algunos estudios indican su actividad antibiótica, especialmente contra las
bacterias que atacan las mucosas bucales y los hongos que originan la vaginitis
en la mujer.

Otras aplicaciones
tradicionales (sobre todo en América Latina) incluyen las siguientes:
contrarresta la fatiga, facilita la digestión y las funciones
gastrointestinales, regula los niveles de glucosa en la sangre, nutre el hígado,
el páncreas y el bazo.

En aplicaciones externas se
usa para el tratamiento de la piel con manchas y granos (con este fin podemos
encontrarla en Europa). También alivia las “hambres falsas” y ayuda a promover
la sensación de bienestar.
 
Uso Medicinal

El Centro de Investigación de Stevia de Brasil, que en el año 1970, en el
Congreso Internacional de Diabetes, coincide con la tesis del Dr. Carlos A.
Oviedo, “Efectos del Ka’a He’ê” (Stevia rebaudiana Bertoni) sobre la glucemia.
“Estudios sobre 25 razones clínicas hidrocarbonado normal”.

En 1970, el Dr. Carlos A.
Oviedo de la Facultad de Medicina de la U.N.A., expone los efectos del Ka’a He’ê
sobre la glucemia. Información suministrada al 209 Congreso de Diabetes
realizado en Buenos Aires por el Dr. Ovidio Miguel.

En el Japón se experimenta
el uso doméstico y su aplicación en las fábricas de alimentos y en la industria
farmacéutica.
En 1976, en la 28ª Reunión Anual para el Progreso de la Ciencia, realizada en
Brasilia, la Dra. Gila de Amaral de Von Schmelling presentó el trabajo titulado
“Stevia rebaudiana Bertoni y sus efectos hipoglicemiantes en conejos
aloxannizados”, con el que deja comprobado el efecto antidiabético de la planta.

En el 6º Congreso de
Farmacología, celebrado en Buenos Aires en el año 1976, también se presentaron 2
trabajos por el “Centro de Investigación de la Stevia” de la ciudad de San
Paulo, el Primer trabajo fue: “El efecto inductor de la pérdida de peso corporal
(demostración de la acción de Ka’a He’ê contra la obesidad)”; el segundo: “Los
efectos antiarrítmicos (demostración sobre el valor beneficio para el
funcionamiento regular del corazón)”.

En el 7º Congreso
Internacional de diabetes se dio a conocer su posible acción hipoglucemiante.
En el 6º Congreso de Farmacología, celebrado en Buenos Aires en 1976, también se
presentaron dos trabajos relativos a los efectos sobre el control de la obesidad
y sobre su acción en el control del ritmo cardiaco.

En EE.UU. se ha estado
vendiendo en forma de loción para el tratamiento de la piel, para la que es muy
recomendable. La experiencia ha demostrado que se puede utilizar como loción
para el rostro, logrando suavizar la piel y combatir las arrugas. Igualmente
hace que los cortes en la piel cicatricen rápidamente.
 
Presentaciones

Se puede encontrar en varias formas: Como un líquido denso de color oscuro y que
es el resultado de hervir las hojas en agua, en esta forma se potencian los
sabores de los alimentos a los que la añadamos.

Otro tipo de líquido es el
obtenido a través del macerado de las hojas en agua destilada o en una mezcla de
licor alcohólico (apto para el consumo humano) y agua.

Una tercera forma de
presentación es un líquido obtenido desde el esteviósido disuelto en agua.
Todos ellos son métodos totalmente naturales.

P0or ultimo comentar que,
debido a que en la UE no se venden estos productos (excepto como componente
cosmético), si queremos disponer de ellos, lo mejor es que nosotros mismos
cultivemos esta planta (puede hacerse en macetas) y así obtener las hojas secas,
y de ellas los líquidos para usar con cuentagotas.
 
Por Tomás Martínez Pérez.
Párrafos extraídos y resumidos del libro “La hierba dulce…” disponible en:

http://librosenred.com/TomasMartinezPerez.asp


http://librosenred.com/lahierbadulce.historia,usosycultivodelasteviarebaudianabertoni.asp