La sobreventa puede ser tu amiga

Las compañías aéreas simplemente no quieren correr el riesgo de tener asientos vacíos. Entonces, ¿por qué no sacar ventaja de esta situación?

Las compañías aéreas tienen la necesidad de llenar sus aviones en cada viaje. Los asientos vacíos son menos dinero. Aún peor, son el desperdicio de una oportunidad de negocio, de conseguir un beneficio.
Por lo tanto, antes que tener asientos vacíos, prefieren tener pasajeros sin asiento. Prefieren sobre-vender a vender de menos. Después de todo, todo se puede arreglar. 

Contra la sobre-venta 

La mayor parte de la gente piensa, instantáneamente, que hay pocas cosas peores que la sobre-venta de pasajes aéreos a la hora de tomar un avión. Los viajeros frecuentes saben que la sobre-venta genera largas demoras mientras los empleados de la empresa tratan de definir quienes, lamentablemente, se quedarán sin lugar en el aeroplano que está a punto de partir, y cómo decidirlo.
Las computadoras, que seguramente elegirán ese momento para tener problemas, definen un nuevo reparto de lugares. Y los planes de viaje se arruinan indefectiblemente. Por todo esto, los viajeros suelen temerle al “mal de la sobre-venta” como si del mismísimo diablo se tratara. 

Sobre-venta = oportunidad 

Pero la verdad es que la sobre-venta no es todo lo malo que se piensa, sino que puede llegar a ser una excelente oportunidad para conseguir beneficios y, aún mejor, una oportunidad para viajar gratis.

¿Cómo? Lo que está en juego en este caso son beneficios. Los asientos vacíos son inaceptables, una pérdida total. Las empresas de viajes tratan de asegurarse aviones completos, pero sin riesgo de asientos vacíos. O de un exceso de sobre-venta que permita a los pasajeros conseguir una ventaja sobre ellas. Pero no es algo que hayan logrado totalmente. Y en este tipo de situaciones, siempre se pueden conseguir beneficios de las empresas, por el simple método de seguirles la corriente. 

Consiguiendo el beneficio 

Para las empresas es beneficioso sobre-vender a tener asientos vacíos, aun cuando esto conlleva el riesgo de tener que dar alojamiento gratis o pasajes aéreos de cortesía. Unos cuantos descuentos son preferibles a perder el dinero de diez o veinte asientos.

Para comenzar el proceso, lo recomendable es llamar al agente de viajes o a la compañía aérea la noche anterior y averiguar si el viaje está sobre-vendido. Si la respuesta es afirmativa, la oportunidad está enfrente nuestro. Lo ideal es presentarse en la puerta de abordaje tan temprano como sea posible, para estar entre los primeros en la fila.

Cuando un vuelo está sobre-vendido, y empieza la larga danza de la búsqueda de la gente que no podrá viajar, y antes de denegar el abordaje a nadie, los empleados tienen la obligación de preguntar entre los pasajeros a ver si hay voluntarios para viajar en otro vuelo. Y todos sabemos quienes serán esos voluntarios. 

Los beneficios 

La compensación que debe recibir la persona que, por este método de sobre-venta de las empresas aéreas no puede viajar, no está especificado en ninguna reglamentación. Así que el arreglo final sólo es posible luego de la discusión de los beneficios que obtendremos por nuestro abnegado cambio de planes.

Lo primero es asegurarnos el viaje en el próximo avión con destino al lugar al que estamos yendo. O un pasaje garantizado en otra empresa aérea. La ley está de nuestro lado.

Luego, es probable que nos ofrezcan descuentos en próximos viajes o pasajes gratis. ¿Es esto suficiente por todas las molestias que hemos pasado? ¿No deberíamos recibir más que un descuento? ¿Un pasaje de ida y vuelta, tal vez? Esto es una negociación y, como en toda negociación, debemos estar preparados para irnos si no nos convencen los términos.

Además, las largas esperas pueden habilitarnos a comidas gratis, y espera en los clubes VIP de las empresas. No tengan miedo de pedir estas cosas.
Hasta es posible emplear este método dos veces en el mismo día. 

Paciencia y espera 

Hay que armarse de paciencia y material de lectura, ya que nos pasaremos largos ratos en las salas de espera de los aeropuertos para conseguir estos beneficios. Llévense revistas, libros, toda la voluntad de esperar y mucha, mucha paciencia.

Además, es importante tener presente las horarios de salida de los demás aviones, para ser capaz de citar el vuelo que nos sirve en caso de que nos digan que nadie nos podrá llevar a ese destino.

Por último, recuerde aprender algunas palabras y frases básicas en el idioma de los países que va a visitar. Puede hacerlo ya mismo inscribiéndose ahora en nuestros cursos gratis de idiomas (haga clic en el nombre del curso):
Inglés
Francés
ItalianoPortugués