¿La obesidad se hereda?

¿Tienes kilos de más? ¿Te cuesta adelgazar? ¿Es por culpa de tus padres...?

¿El peso tiene que ver con la genética?

Sí, el sobrepeso suele engendrar sobrepeso. Los niños tienen un 80% de probabilidades de tener sobrepeso si ambos padres lo tienen, un 40% si lo tiene sólo uno de los padres, y sólo un 7% si ambos padres son delgados.

Sin embargo, las tasas de obesidad están aumentando demasiado rápido como para que este problema sea causado por la genética.

En resumen, la genética puede aumentar la susceptibilidad del niño a la obesidad, pero esos genes sólo devienen en un grave problema de peso con la ayuda de los hábitos.

La mayoría de los niños que padecen problemas de peso consumen más calorías de las que queman. Las nuevas generaciones están comiendo más grasas, azúcares y calorías procesadas,​ y hacen menos actividad física que cualquier generación desde los orígenes de la humanidad.

Los niños que comen dietas ricas en grasas son los más propensos a ser obesos. Las dietas bajas en grasas ayudan a mantener delgados a los niños. Además, está la cuestión del ejercicio.

Atrás han quedado los días en que los niños iban caminando a la escuela, jugaban a las escondidas durante horas y andaban en bicicleta hasta el atardecer. Hoy en día los niños se sientan, ven televisión, juegan al Nintendo, pasan horas frente a la pantalla de la computadora; todas actividades que no queman más calorías que dormir una siesta.

Si su hijo es gordito o directamente obeso, el mejor enfoque es el sentido común. Su hijo debe aprender a seleccionar alimentos nutritivos bajos en grasas y azúcares, y realizar más actividad física.

Como padre, es su responsabilidad ofrecerle alimentos nutritivos a su hijo; es responsabilidad de su hijo cuáles de esos alimentos come.

Además de hablar con un nutricionista sobre los hábitos alimenticios de sus hijos, usted puede probar lo siguiente:

• Deshágase de las galletitas. Llene la cocina con frutas frescas y verduras (cortadas de forma que resulten fáciles de agarrar), pan y galletas integrales, leche descremada y jugo de fruta fresca.

Si todo lo que su hijo tiene que elegir son estos alimentos nutritivos, estará obligado a mantenerse sano y delgado. Además, estos alimentos son ricos en fibras, bajos en calorías y generan sensación de saciedad.

• Aliente a su hijo para que coma sólo cuando tiene hambre y que pare cuando esté lleno. No obligue a sus hijos a comer si no tienen hambre ni les exija que limpien el plato.

• Cambie las gaseosas por agua.

• Sea selectivo con los restaurantes. Los niños comen alimentos más grasos cuando comen afuera. Por eso, debe intentar comer menos afuera o ser más selectivo con los restaurantes; trate de que su hijo opte por frutas, ensaladas o carnes magras.

• Nunca use la comida como premio o castigo.

¿Quieres saber cómo preparar recetas fáciles y rápidas que quemarán la grasa de tu cuerpo mucho más rápido que cualquier dieta? Conoce a Karin Loser y su Cocina Metabólica haciendo clic aquí ahora

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"