La luna, los algoquinos y la caja de cristal

Rituales de la luna, de distintos orígenes y con distintos objetivos
  
  

Nuestro satélite la luna
en incontables ocasiones ha sido ligada a la magia que encierra el ámbito
nocturno y que  ha influido al ser
humano para llevar a cabo

diversos y múltiples
rituales, entre los cuales destaca el conocido cono el ritual de la luna
menguante que se debe realizar en dicha fase.

Este ritual está enfocado para eliminar los estados depresivos, mejorar las
situaciones tirantes, enojos, distanciamientos, etc.
Se debe iniciar escribiendo sobre un pedazo de papel pergamino el nombre de la
persona(s) que se desea con la cual se tienen problemas , o se desea
reconciliar, luego se enciende una vela color de rosa y con un alfiler se clava
el papel en la base de la vela, esta se ubicara en un recipiente amplio (plato,
charola, etc.), donde se dejara hasta que se consuma.

El ritual de la luna de
poder es usado por las tribus algonquinas y para efectuarlo en la fase de la
luna llena, encendiendo incienso de canela mientras se traza un círculo en
algún lugar de la casa adonde logren penetrar los rayos lunares, y con emoción
se

repite en voz alta:
“Que granice sobre mis tótems, que a mi desciendan los poderes de la luna, los
poderes de las diosas y dioses del mundo vienen a mi , los poderes y almas de
los seres totémicos acudan a mi, ahora esto ya es y yo se los agradezco”;
después se deja el incienso dentro
del circulo hasta que se consuma.

Los celtas a su vez
realizaban el ritual de la purificación lunar aprovechando una noche de luna
llena preparaban una escoba nueva, ramas u hojas de abedul, una vela blanca, un
recipiente de barro, cerámica, o cristal que se llenara de agua, dejando este ultimo por espacio
de dos horas a la irradiación de la luz lunar, posteriormente desnudarse,
encender la vela y “limpiar” el cuerpo suavemente con el abedul mientras se
repite en alta voz: 
“Por el antiguo poder de
las lunas
Que el mágico abedul me
ayude a limpiar lo viejo y a recibir lo nuevo
Así, agua, aire y fuego
Sean mis aliados para el
futuro
Y que la escoba barra el
polvo del pasado
Abriendo todos los
caminos de mi porvenir”.

Después rociar el cuerpo
con el agua serenada para si purificarse de las barreras que se interponen al
futuro, al día siguiente se barre toda la casa con la escoba y luego se
deshecha.

Para consumar el ritual
de la luna del regreso se toma un objeto de la persona que se desea hacer
regresar, una pajuela de incienso, una rosa roja y un paño blanco; se inicia
entre las nueve y las once de la noche colocando el objeto sobre el paño, se
enciende el incienso y al ir deshojando lentamente la rosa, recordar los buenos
momentos coexistidos  con la persona
después colocar las manos sobre todas las cosas visualizando la
reconciliación, envolver en el paño y se guarda en un cajón, los resultados
obtienen antes de quince días.

Finalmente el ritual de
la luna de Halloween para este se toma una cajita de cristal y a la medianoche
pararse en un lugar donde se reciban los rayos lunares, concentrarse en esta
luz y ubicándola dentro de la caja repetir:
“En este receptáculo de claro material, yo guardo esta fuerza sin igual”; la
fuerza aprisionada puede ser
utilizada hasta tres veces abriendo la caja por la noche diciendo:
“Fragmento de potencia lunar que aquí te ves, otórgame tu poder por primera
vez”, esto mientras se visualiza lo que se desea realizar, para las siguientes
ocasiones se hace lo mismo pero en lugar de decir primera vez se dirá, por
segunda vez, al final se dirá por ultima vez, para luego lavar después la
cajita con agua serenada a la luz de la luna y ya seca envolverla con tela
blanca hasta que llegue la siguiente noche de Halloween.