La internación en geriátricos

Cuando llega la hora de tomar decisiones importantes una de las que se postergan más es la internación de un adulto mayor en establecimientos geriátricos.
  
  


Primero
partimos por desechar la contratación de empleadas o enfermeras particulares;
generalmente no hay personas allegadas a la familia que controlen a estas
empleadas y, mucho menos que se hagan cargo de forma independiente de asistir a
estas personas; estas son razones perceptibles que dilatan la decisión de
internación.

Pero
existen otras causas que prolongan la decisión; una de ellas se debe a la
sensación de culpa existente en varias familias y el consecuente sentimiento de
abandono consciente y, a veces inconsciente que subyace en éstas.

Debemos
también analizar creencias que impiden el crecimiento y toma adulta de
decisiones donde el imaginario social (lo social) cree que la internación
implica "sacarnos a estos viejos de encima " .

Debemos
hacernos algunas preguntas que nos deciden o no a favor de una internación: ¿Cómo
es la movilidad de este adulto mayor? Si
es reducida o no ¿cómo es la lucidez mental? Si hay conciencia espacial y temporal, ¿La independencia general? Física y psicológica.

Los
movimientos que se producen en las familias ponen en primer plano la pregunta
sobre la cohesión familiar esto es: colaboración monetaria, cooperación,
enfrentamientos, discusiones, decisiones consensuadas, etc. que repercuten en la
estructura familiar y su funcionamiento, pueden aflorar hechos del pasado y
sentimientos ambiguos entre los miembros, para lo cual la importancia de la
comunicación es esencial.

Es
aconsejable consultar un psicólogo, en lo posible especializados en geriatría,
quienes a través de entrevistas familiares podrán avalar la decisión de
internación o no y contener a los miembros de la familia.

SUMARIO

La
tercera edad
es una etapa que conviene manejarla a través de la comprensión y
no convertirla en la etapa exclusiva de los balances de vida.

Es un periodo donde hay que buscar un criterio familiar compartido para
beneficiar a los adultos mayores y trabajar para adecuarlo a un nuevo lugar
cuando elegimos un geriátrico.