La historia oculta del anillo

Utilizarlo puede ser el símbolo de muchas cosas, todas tienen que ver con nosotros. Siglos pasados, la gente los usaba para transportar veneno o firmar documentos.

Caminar por la rambla de Mar del Plata o por una feria artesanal cualquiera, tienen como paso casi obligado, la compra de un anillo.

Vestir un anillo es una costumbre tan arraigada como antigua y aunque muchas veces no se sepa la razón, se sigue manteniendo como una de las tantas tradiciones que el hombre y la mujer mantienen.

Los anillos son aros que se han usado en el cuerpo desde hace mucho tiempo como adorno, o incluso con algún significado especial. Los más antiguos datan de la época del viejo Egipto.

Primero fueron utilizados como un sello, para darles autenticidad a diferentes documentos. Estos estaban conformados por jeroglíficos grabados en la montura, que representaban el nombre y los títulos de su dueño.

Los anillo básicamente, están constituidos por un círculo, los hombros y la montura. A esta montura, se acostumbra hacerle incrustaciones con diferentes piedras, que pueden ser desde un hermoso diamante hasta un vidriecito brillante que tenga brillos de colores.

Los griegos empezaron a utilizarlos más como un adorno que otra cosa, y fue en el período helenístico, que se inició la costumbre de ponerles piedras como granates sobre la montura.

Por el contrario, en Roma tenían todo un significado de poder y de estatus social. De donde viene justamente la utilización del anillo como símbolo de unión eterna a otra persona en matrimonio.

Por otro lado surgieron anillos de otras clases como los que se usan en conmemoración de un hecho o de una persona, los que llevan un verso inscripto, los ocultistas, que se usaban como talismanes para obtener ciertos poderes, e incluso algunas personas usaban los anillos venenosos, los cuales guardaban una cantidad de veneno para asesinar a cualquiera que se interpusiera en el camino o para suicidarse.

Siguiente