La historia oculta del anillo. Parte 2

Utilizarlo puede ser el símbolo de muchas cosas, todas tienen que ver con nosotros. Siglos pasados, la gente los usaba para transportar veneno o firmar documentos.

 

Por otra parte, todos los reyes, condes, y demás nobles tenían su anillo personal que usaban como sello. Durante esta época era ilegal abrir un documento con este sello, pues era la única forma que se tenía de garantizar su autenticidad.

Hoy, cuando se inicia el siglo XXI, los anillos se usan en diversas partes del cuerpo, hay para las manos adecuados a cada dedo, para los dedos de los pies, para la nariz y para el ombligo, aunque estos últimos nosotros los conocemos como aretes.

En general su uso es totalmente ornamental. No obstante, hay algunos que siguen teniendo un significado especial, como los de matrimonio, de compromiso o los de graduación.

Las nuevas generaciones han optado por usar toda clase de anillos, generalmente plateados, sin ningún valor, y en casi todos los dedos de las manos. Muchos tienen hoy formas de animales, de calaveras, de signos zodiacales, en fin de lo que se pueda.

Esto se da porque seguramente las costumbres modernas son otras y todos los significados que antes implicaba un anillo, hoy se les otorga a otros elementos de la vestimenta. Se ha redimido al anillo de la presión de identificarnos. ¿Signo de liberación?

Anterior