¿La comida te hace doler la cabeza?

Cómo combatir los dolores de cabeza que nos traen algunas comidas muy comunes…
  
  

Más de la cuarta parte de
los que sufren de migraña tienen disparadores específicos, incluyendo la comida,
y uno de los disparadores más comunes es el queso curado o añejado.

 


Mejor sin
queso

 

El problema con el queso
añejado es que tiene alto contenido de tiramina, una sustancia que se forma a
partir de la degradación de proteínas en ciertas comidas. Cuanto más viejo es
el queso, mayor cantidad de tiramina contiene. Las personas con sensibilidad a
la tiramina deben evitar los siguientes tipos de quesos:

 

– Quesos azules

– Brie

– Cheddar

– Stilton

– Feta

– Gorgonzola

– Muzzarella

– Muenster

– Parmesano

– Suizo

– Queso procesado

 

Otras comidas con altos
niveles de tiramina incluyen carnes procesadas, pickles, cebollas, aceitunas,
ciertos tipos de frijoles, pasas de uvas, paltas, sopas enlatadas y vino tinto.

 

Sin embargo, muchas personas
con sensibilidad a la tiramina prefieren correr sus riesgos. En ese caso, es
recomendable una dosis preventiva de medicación antes de consumir los alimentos
que desencadenan cefaleas, siempre consultando previamente con su médico.

 


Aditivos tampoco

 

Ciertos aditivos para
comidas, incluyendo los nitritos y algunos colorantes para comidas, también
actúan como disparadores de los dolores de cabeza. Como la tiramina, estos
aditivos pueden aumentar el flujo sanguíneo al cerebro causando dolores de
cabeza en algunas personas.

 

A diferencia de las migrañas
clásicas, cuyos efectos también son disparados por una sustancia y sentidos en
uno de los lados de la cabeza, los dolores de cabeza inducidos por los aditivos
u otras sustancias son usualmente sentidos en ambos lados. Estas cefaleas:

 

– ocurren dentro de un
tiempo específico luego de ingerida la sustancia

 

– desaparecen cuando la
sustancia es eliminada o dentro de un tiempo específico posterior.

 

La cefalea inducida por
glutamato monosódico (MSG) – un aditivo encontrado en la salsa de soja, las
comidas chinas y muchas comidas envasadas-, antes conocido como el síndrome del
restaurante chino, sucede una hora después de la ingestión del MSG y puede
causar, por lo menos, dos de los siguientes síntomas:

 

– Presión en el pecho o
rostro

– Sensación de ardor en el
pecho, cuello u hombros

– Mareos

– Molestia abdominal

 


¿Los helados
también?

 

Todos hemos experimentado el
breve pinchazo o el agudo dolor que aparece cuando comemos o bebemos algo
demasiado frío. Antes conocido como “cefalea por frío”, esta sensación
usualmente dura menos de cinco minutos. Este tipo de dolor de cabeza se siente
normalmente en el medio de la frente, pero para los que padecen migraña el dolor
puede ser experimentado en áreas que están afectadas durante un malestar de ese
tipo. Y en las personas propensas a las migrañas, puede ser el comienzo de una
de ellas.

 

Más del 90% de los que
padecen de migraña dicen que deben tener cuidado con las comidas y bebidas
frías.

 

El
ayuno no es lo mejor

 

Mientras que muchas personas
tienen sensibilidad a determinadas comidas, otras desarrollan dolores de cabeza
cuando no comen, pues cualquier cosa que quiebre la estabilidad normal del
organismo puede causar dolor de cabeza. Esto incluye dormir de más y saltearse
las comidas.

 


Identificando
los disparadores

 

Si tenemos dolores de cabeza
cuando nos salteamos comidas, la conexión puede ser obvia. Pero si sus dolores
de cabeza empiezan después de las comidas, puede ser difícil determinar
exactamente cuál comida es la culpable.

 

Una buena idea es tomarse un
tiempo para experimentar: tome nota de la hora, coma la comida en cuestión,
espere la reacción, repita y vea si sucede en más de una ocasión.

 

Llevar un diario de los
dolores de cabeza es otra manera de establecer conexiones entre los dolores de
cabeza y la dieta. En ese diario hay que anotar cuándo empiezan sus dolores de
cabeza, qué han comido ese día y el anterior.

 

Si decidimos llevar un
diario de nuestras migrañas, debemos ser cuidadosos al recordar qué comimos,
particularmente si se trata de queso añejado y comidas que contienen aditivos,
así como también otros posibles disparadores incluidos en la dieta:

 

– Aspartame y otros
edulcorantes artificiales, comidas con carne tiernizada o levaduras o extractos
de levaduras.

 

– Cafeína (aún en pequeñas
cantidades, puede disparar migrañas en algunas personas)

 

– Chocolate, cacao y
alimentos que contienen nueces

 

– Bebidas alcohólicas
especialmente vino tinto, cerveza y jerez

 

– Carnes enlatadas, curadas
o procesadas, tales como hígados de pollo y otras vísceras y sardinas. También
comidas preparadas con nitratos o tiramina pueden causar problemas

 

– Productos lácteos
cultivados tales como crema agria

 

– Frutas secas incluyendo
higos, pasas de uva y dátiles

 

– Panes y galletitas que
contengan queso, incluyendo pizza

 

– Quesos: azul, Gouda,
Gruyere, Provolone y Stilton

 

– Pescado ahumado o seco

 

– Sopas enlatadas o sopas
hechas de caldo concentrado o en base a MSG

 

Aunque en algunas
oportunidades seamos capaces de identificar y evitar los disparadores por
nuestra cuenta, no está de más pensar en pedir ayuda si los dolores de cabeza no
mejoran.

 

Y si quieres aprender los
secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en
nuestro curso gratis de Nutrición saludable,
haciendo

clic aquí
.