Jardines a la sombra

Si la ubicación de su jardín no le permite recibir mucha luz solar, ¡no se preocupe!. En esta nota, todas los secretos que necesita para tener el mejor jardín
  
  

Si su jardín no tiene sol, no debe dar por hecho
que de nada servirá cuidarlo o hacer plantaciones. En efecto, existe un tipo de
cultivo para cada clase de jardín, y proyectar un jardín de sombra puede ser
tan agradable como hacer esto en uno de sol. Pero antes que nada, debería
identificar que tipo de jardín tiene usted:

Sol

Pleno: Por lo menos seis horas
de luz solar directa

Sombra

Intensa: La producida por paredes,
cercos, edificios o árboles de copas tupidas

Filtrada (o semisombra): La
generada por árboles de copas menos densas, pérgolas o cualquier otro tipo de
lugar que cuente con algo de sol en diferentes momentos del día.

Media sombra: Espacios que tengan solo
medio día de sol directo.

En primer lugar, debe saber que existen plantas
para sombra, que se pueden aprovechar para estos tres tipos de situaciones. Las
mismas deberían ser especialmente claras (al igual que las paredes) para
agregar luminosidad al ambiente. Entre las mismas se pueden encontrar:

Acantus (o cucaracha), cala, filodendro, monstera,
oreja de elefante, bergenia (hortensia de invierno), caña de ámbar, helechos,
alivia, liriope, aspidrdistra, papiro, iris de Tigre, hosta, alegría del hogar,
prímula, begonia, violeta de los Alpes.

Es muy importante que tenga en cuenta que estas
plantas deben recibir solo el sol de la mañana, ya que el de las primeras horas
de la tarde podría marchitarlas.

Asimismo, el suelo de este tipo de jardines de
invierno, suele permanecer húmedo, pues le falta la luz y el calor. Es por esto
que debe estar muy atento de no regar en forma excesiva, dejando secar el suelo
antes de volver a regar, pues a menor sol, menor evaporación, y eso hace que
las plantas necesiten menos agua.

Por último, los espacios que queden debajo de los
árboles, sea en un jardín solar o en uno de sombras, no deberían ser plantados
con césped, sino con plantas llamadas “cubresuelo” (si no es un área con alto
tránsito), pues los árboles suelen chupar todo el líquido y no dejan nada para
las plantas aledañas. Los cubresuelos que podría elegir son: Lamium, vinca,
hiedras, ajuga, pasto inglés, glechoma, o violeta de color.

Si de todos modos elige plantar césped, inclínese por gramillón, grama
brasileña, o dichondra.