Introducción a la filatelia

¿Desea comenzar una colección de estampillas pero no sabe como? Aquí lo introducimos en este hobbie, uno de los preferidos por los coleccionistas
  
  

 

Algunos coleccionistas coleccionan
estampillas por el país de las que provienen, mientras que otros prefieren
seleccionarlas por su diseño.

También están aquellos que se inclinan por
juntar estampillas de un determinado tópico (un artista, un político, un país,
un deportista, etc.), y los que prefieren juntar cualquiera de llegue a su mano,
de cualquier tipo y país del mundo.

En todo caso, la mayoría de los
coleccionistas comenzaron por esta última opción, y recién después empezaron
a seleccionar un determinado tópico o rubro. Muchos otros, siguieron sus
colecciones sin inclinarse por ninguna preferencia en especial, y guardan “un
poco de todo”.

Lo más importante para iniciarse en el
coleccionismo de estampillas, es no “largarse” a comprar en negocios
especializados, ya que aún no se posee el conocimiento necesario como para
saber en profundidad los valores del mercado.

Lo ideal es guardar todas las que
lleguen a su casa, o pedirle a sus familiares y amigos que les lleven el sobre
de las cartas que reciben.

Pero lo principal, es que sepa como
guardarlas y cuidarlas. Para esto,
es fundamental utilizar, siempre, pinzas para estampillas. Puede usar las pinzas
que posea en su casa, pero estas tienen bordes demasiados gruesos, lo que pueden
dañarlas.

No tome nunca las estampillas con sus
dedos, y no las deje jamás en lugares a la intemperie. La grasitud natural de
su piel, así como el polvo que flota en el medio ambiente, dañan con el tiempo
a la estampilla.

Cuando quiera contemplar sus estampillas,
póngalas sobre un pedazo de papel blanco y limpio, para no ensuciar ni dañar a
su reverso, y utilice un “pisador de papeles”, para sujetar algún extremo,
y evitar el riesgo de que el viento tire al piso la estampilla.

También, puede utilizar sobres blancos
(siempre muy limpios), para comenzar a guardar cada una de sus estampillar.

Escriba en el reverso el nombre del tipo de estampillas, para poder organizar su
colección. La mejor clasificación, es inscribir en primer lugar el país, (a
menos que usted ya haya decidido centrarse en ciertos países), el año, y el
diseño o figura.

Cuando ya haya juntado varias, debe
intentar conseguir un paquete de sobres de papel transparente, especiales para
el coleccionismo de
estampillas. Están hechos de este material, por que sus
componentes no poseen ningún producto químico dañoso para las estampillas, y
permite observarlas sin necesidad de sacarlas.

También, será necesario un catalogo,
para clasificar todas las estampillas de su colección, por orden cronológico o
de países. Estos catálogos suelen ser muy costosos, pero algunas bibliotecas
los poseen nuevos, con lo que se pueden retirar en préstamo y luego
fotocopiarlos.

Como ve, de a poco, va obteniendo todos
los elementos para ser un buen coleccionista: un buen par de pinzas especiales
para estampillas, un catalogo, y sobres de papel transparente, llenos de
estampillas. En ese momento, será necesario encontrar un cajón especial para
guardarlas, que no este al alcance de los niños, de la humedad, o del sol.

Los albumes especiales para filatelía son
muy prácticos, pero también son algo caros, por lo que solo son recomendables
para cuando su colección supere las 40 o 50 estampillas. Para ese entonces,
podrá optar por varios tipos.

Existen aquellos en los que se pueden
guardar las estampillas a ambos lados de la página, pero los mejores son los de
una sola cara, ya que evitan que las estampillas se “choquen” entre sí,
cuando el álbum está cerrado.

Las páginas, pueden partir desde el canto
de la cubierta del álbum, o pueden agarrarse mediante un gancho de metal.

Estos
últimos son los mejores, ya que permiten agregar más páginas cuando su álbum
se completa, (los suplementos) y por otra parte, brindan la posibilidad de que
quede un pequeño espacio entre las páginas cuando el álbum se cierre,
reduciendo el desgaste de las estampillas al rozarse con las otras páginas.

También existen aquellos que poseen
candados. Son muy buenos si tiene niños en la casa, o cualquier otra persona
que podría “entrometerse” y arruinarle su colección…