Insultos Insulsos

!Sos un cremallera!, que no significa nada, pero puede ser suficiente para una gresca o irse a las manos...

En su carta "Las Palabras", el lector Jorge Galvano denuncia las bajezas idiomáticas que se oyen a menudo por medios orales y que al Comfer se lo deberían rebautizar como la Bella Durmiente, por su silencio, preguntándose ¿o tal vez las groserías estén permitidas y uno no lo sabe?

Y señala que en el Programa Jaque Mate, Radio del Plata, lunes a viernes 6 a 8, conducido por el periodista Román Lejtman, cerró uno de ellos con la expresión "Que se vayan a c…", obviamente entendible por su popularidad.

Sin duda que estos ejemplos no debieran repetirse, pero deseo analizar la naturaleza de los insultos, en su mayoría sin contenido racional, salvo la intención de herir al otro, aunque se le grite: !Sos un cremallera!, que no significa nada, pero puede ser suficiente para una gresa o irse a las manos. Tal la irracionalidad.

O ese de mandar a otro a algún lugar o a hacer algo…lo considero estólido…No es cuestión de mandar, sino de que obedezcan… ¿y si desobedecen…,que es lo más probable?¿ Si van para el lado opuesto ?

Afirmaba Buddha que un insulto rechazado es como un regalo no recibido: queda en poder de quién lo quiso entregar…(como una bomba) Sano consejo, entiendo, para no dejarse enganchar por ningún insulto, pues hay respuestas inteligentes para neutralizarlos, o guardar indiferente silencio, pero esto sería extenso. Quizá otra vez.

Sin otro particular, saludo al señor Director muynatentamente.


 

 

Compartir |