Informe especial: el mal de la vaca loca

Todo lo que debe saber sobre la también llamada Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en los humanos y encefalopatía espongiforme bovina en los animales.

La enfermedad de la vaca loca es una enfermedad producida por proteínas con modificaciones estructurales llamadas priones, que ataca el sistema nervioso de las vacas produciendo un cuadro característico en el que se vuelven incapaces de mantenerse paradas, se caen y adoptan un comportamiento extraño.

Esta situación se observó entre granjeros que alimentaban a su ganado con harinas de carne bovina. En éstos el período de incubación es de 6 a 7 años, con un alto porcentaje de mortalidad, de alrededor del 100%.

El contagio a los humanos (Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob) se produce por la ingesta de productos contaminados, por trasplantes o implantes de órganos, por transfusiones con sangre de personas afectadas y a través de la placenta cuando una embarazada está enferma.

El cuadro se caracteriza por depresión, pérdida de la memoria, de la coordinación y de otras funciones como la visión y el habla a medida que la enfermedad progresa hasta que se produce la espasticidad.

Los priones o proteínas alteradas, atacan las células nerviosas y alteran las membranas que rodean las células, de esta forma cuando tomamos una biopsia (único medio de diagnóstico definitivo) del tejido cerebral observamos que tiene el aspecto de una esponja, de ahí viene el nombre de encefalitis espongiforme bovina.

En humanos el curso de le enfermedad rara vez supera el año desde que se inician los síntomas, es de evolución subaguda o crónica pero progresiva y puede durar hasta 20 años. Actualmente hay denunciados 100 casos en Europa con un 80% de mortalidad.

Hasta el momento en toda Europa se aconseja no consumir carnes ni alimentos que contengan derivados de las mismas, en un principio la leche fue aprobada para consumo humano pero la ministra alemana Kunast, informó que según estudios practicados podría ser peligrosa la ingesta de productos lácteos derivados de vacas enfermas.

La Argentina ha prohibido la importación de alimentos que contengan derivados de vaca, cabra u oveja (ovinos alimentados con lactancia materna o polvo de hueso contaminado con el agente Serapie), potencialmente existe la posibilidad de incluir en la prohibición la leche en polvo y los helados. La inclusión se refirió a los denominados productos de riesgo de contagio alto y medio. 

Es importante saber que el cerdo no está implicado en ésta enfermedad por lo cual su consumo no puede producirla.

Aun no se prohibió el ingreso de productos lácteos pues la organización Mundial de la Salud no los considera peligrosos, pero desde diversos medios se sugiere a la población que se abstenga de incluirlos en sus dietas.

Los consumidores europeos rechazan alimentarse no solo con productos derivados del ganado europeo (afectado por éste mal) sino también de productos de continentes como el americano, australiano y Nueva Zelandia que hasta ahora no han registrado casos. Hasta ahora la disminución se estima en un 47%.

Los productos más peligrosos

 

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"