Información acerca del sodio y la presión sanguínea saludable

¿Quizá usted se haya preguntado cuál es la diferencia entre la sal y el sodio? Aunque las palabras “sal” y “sodio” se usan con frecuencia indistintamente, no significan lo mismo.
  
  

 

La sal es únicamente una de muchas fuentes del sodio. La sal de mesa está hecha de sodio y cloruro, mientras que el sodio se encuentra también en un gran número de otras formas, como el bicarbonato de sodio y la levadura en polvo.

¿Es importante la sal en un plan alimenticio saludable?

El sodio es un
mineral esencial que se encuentra en la sal de mesa. Es parte íntegra de casi
todas las funciones corporales, incluyendo el equilibrio del agua y la contracción
de los músculos.

Puesto que los norteamericanos típicamente consumen una
cantidad adecuada de sal, la mayoría de las personas saludables deben
seleccionar un plan de alimentación con un moderado consumo de sal.

¿Dónde
se encuentran el sodio y la sal?

El sodio y la
sal se encuentran naturalmente en los alimentos como la leche, las carnes y
ciertos tipos de vegetales. El sodio añade sabor a alimentos como los panes,
cereales y alimentos preparados, productos enlatados y congelados.

La sal ayuda
a mantener la seguridad comestible conservando algunos alimentos como el queso y
los embutidos y carnes ahumadas.

¿Qué
es una presión sanguínea saludable?

La
presión
sanguínea
saludable optima es de 120/ 80 ó “120 sobre 80.” El primer número
se refiere a la presión asistólica, cuando el corazón bombea la sangre. El
segundo número se refiere a la presión diastólica, cuando el corazón se
expande para llenarse de sangre..

La presión
sanguínea es la fuerza del fluido sanguíneo contra el interior de las paredes
arteriales. La presión sanguínea aumenta cuando el corazón late más rápidamente
o las arterias se estrechan.

¿Cuál
es la relación entre una dieta con un gran contenido de sodio y la presión
sanguínea alta?

Es confusa la
relación entre el sodio que usted come y la alta presión sanguínea. Muchos
factores pueden afectar a la presión sanguínea, incluyendo, en orden de
importancia, la historia familiar de hipertensión o alta presión sanguínea,
el peso, la edad, la actividad física, el consumo de alcohol y otros factores
dietéticos, el consumo de potasio, calcio, magnesio, sodio y fibras.

Asimismo, una
persona con alta presión sanguínea responde diferentemente a distintos niveles
de sodio en su dieta. Se dice que son “sensibles a la sal” las personas cuya
presión sanguínea aumenta cuando comen grandes cantidades de sal o disminuye
cuando reducen el consumo de sal.

Para las personas que son sensibles a la sal,
un patrón alimenticio con bajo contenido de sal puede normalizar su presión
sanguínea. En la actualidad no hay forma de determinar si una persona podría
desarrollar una alta presión sanguínea comiendo demasiado sodio. Consulte a su
médico para saber cuál es su presión sanguínea.

Sodio:
¿cuánto sodio es suficiente?

Según el panel
de datos comprobados de nutrición que se encuentra en la mayoría de los
alimentos empaquetados, se recomienda que los norteamericanos saludables
consuman 2,400 mg. de sodio diarios. La mayoría de los norteamericanos
actualmente consumen a diario alrededor de 4,000 mg de sodio.

El mejor método
para moderar su consumo de sodio es el equilibrar su selección de alimentos con
el paso del tiempo.

Cuando usted come un alimento con un alto contenido de
sodio, seleccione después un alimento del grupo con bajo contenido de sodio.
Para cualquier alimento, modere el tamaño de sus porciones. De esa forma, usted
puede disfrutar comiendo los alimentos que le gustan y mantener un plan
alimenticio saludable.

A continuación
ofrecemos algunos consejos para moderar su consumo de sodio:

  • Seleccione de una amplia
    variedad de alimentos que incluyen todos los grupos alimenticios, y al menos
    cinco porciones de frutas y vegetales todos los días. La variedad de los
    alimentos contribuye a la calidad nutritiva de su patrón alimenticio.
  • Aderece los alimentos con
    hierbas frescas, especias o jugo de limón para realzar su sabor.
  • Reduzca gradualmente la sal al
    cocinar y hornear los alimentos.
  • Pruebe los alimentos antes de
    ponerles sal.
  • Escoja una amplia variedad de
    productos alimenticios con bajo o reducido contenido de sodio en el
    supermercado.

Recuerde: toda
persona debe conocer su presión sanguínea. Visite regularmente a su médico
para conocer la suya.

Fuente: The American Dietetic Association