Infidelidad virtual

La mayoría de las personas no tienen la intención ser infieles, pero solo se dan cuenta cuando se encuentra en medio de la situación, y luego les resulta difícil salirse sin lamentar víctimas...

El engaño emocional comienza pequeño, justo de la misma manera que cuando comienzas hacer amigos. Puede comenzar en cualquier lugar. En la escuela, el trabajo, con un ex novio o inclusive entre su círculo de amigos.

Hasta puede comenzar por el internet, donde el anonimato y la falta de una presencia física pueden animarnos a la infidelidad emocional..

Correo electrónico, Facebook, Twitter…  la lista de formas de comunicación y redes sociales existentes en Internet va en aumento y con millones de usuarios pareciera que no hay quién se quede  fuera de este mundo de posibilidades.

Internet no es sólo una herramienta de investigación y conocimiento, para muchos es la forma de establecer o mantener fuertes vínculos íntimos.

Por supuesto que para quien quiere ser infiel nada es impedimento y, aunque las redes sociales, lideradas por Facebook, son el medio más usado por los infieles—y por los que van a ser infieles—- la razón es entendible, las nuevas formas de comunicación son rápidas, eficientes, muy personales y seguras…  

Aunque…  bueno, seguras no tanto, y de ahí el por qué del incremento de divorcios, separaciones y rupturas a causa de estas populares redes.

Aunque es importante aclarar que aunque estos medios facilitan la infidelidad, ellos no son la causa principal de este acontecimiento, pues una infidelidad se debe principalmente al descontento, o desamor, de las personas involucradas en este acto

El caso típico de muchas personas, es pasar cada vez más tiempo en línea, con el fin de tener interacciones que les proporcionen un "escape" de la realidad diaria.

Una vez que se encuentra a alguien interesante en línea, presentan el mejor lado de su personalidad, así como también lo hacen sus interlocutores.

Sus fotos son de los mejores ángulos, aunque no siempre muy reales, su charlas es amena e interesante, quizás hasta atrevida.

Ambos comienzan a compartir intimidades, esperanzas, temores, o fantasías, lo cual los acerca aún más, y hace que las fantasías sobre la otra persona sean todavía más intensas y profundas.

Naturalmente, nace la atracción  y con ella una necesidad cada vez mayor de interacción real, llegándose al grado de pasar mas tiempo con sus amigos virtuales que con su propia pareja y equivocadamente se siente que esta relación provoca mas y mejores sentimientos y emociones que la pareja actual, sin darse cuenta que comparar una relación virtual a una relación con una pareja de largo tiempo es como comparar melones con sandias.

Todos estos cambios no pasan inadvertidos para las respectivas parejas, que comienzan a sospechar o a querer saber sobre los “amigos” que tiene su esposo o esposa en Internet, porque esta es una practica muy seguida por ambos sexos, y aunque los cibernautas nieguen su actividad en línea, sus parejas comienzan a sospechar cada día más y a sentirse amenazados.

De hecho, la mayoría de las personas que descubre que sus parejas los engañaron sexualmente con otra persona, no  se sienten tan molestos por el desliz sexual en sí sino por el hecho de haber sido engañados y estafados en su buena fe, por la burla de que son objeto. Por ello, las relaciones virtuales, tienen el potencial de ser verdaderamente devastadoras para la pareja.

Por eso, si se trata de empezar a mantener relaciones en Internet, más que preguntarse si eso es correcto, debería preguntarse si es inteligente. En muchas oportunidades, al buscar algo mejor para sus vidas, o bien una manera de romper con la monotonía, se pueden hallar cosas muy gratificantes, pero en otros casos se puede terminar aún con menos.

Aquí la pregunta del millón es: ¿Cuándo comienza a ser considerada ‘infidelidad’ la infidelidad? ¿En el momento en que se pasa del coqueteo verbal a lo físico?

¿Son los cachondeos virtuales realmente cachondeos? Debemos apelar mejor a esa fórmula justa que dice: “Lo que consideras indebido para tu pareja, lo es también para ti”, así de sencillo, o en otras palabras: “No le hagas a tu pareja lo que no quieres que te haga ella a ti”

¿No es el enamoramiento algo que puede pasar en un salón de chat al igual que en un parque?

No debemos olvidar que las redes sociales nos acercan a los que tenemos lejos, pero nos alejan de los que tenemos cerca, y quizá, el día de mañana que quieras retomar tu vida, tu relación, tu pareja, tu familia, ya sea demasiado tarde.

No descuides el corazón que sabes que has conquistado, aunque confíes demasiado en la fidelidad y el amor que se han profesado; lo humano de cada corazón es la necesidad profunda de sentirse correspondido, y  si en tu presente descuidas a quien te quiere, pronto será un recuerdo del pasado

La infidelidad emocional puede ser difícil de superar una vez descubierta, por lo que también es recomendable para las parejas someterse a una terapia para resolver sus problemas.

Mientras ambas partes estén dispuestas a solucionar las cosas, el engaño emocional puede ser superado.

Por Eréndira Chávez Franco

Natalia Fernández, autora del libro “Recuperar Mi Matrimonio”, te ofrece consejos y herramientas para ayudar a las parejas en el desarrollo de una buena comunicación y la resolución de los conflictos que muchas veces llevan a la separación. Encuéntralo haciendo clic aquí