Hombres y mujeres no envejecen igual

Revisamos uno de los grandes mitos sobre el envejecimiento: que envejecer es igual para hombres y mujeres… ¿para ventaja de quién?

La mujer y el hombre envejecen de distinta manera, ante todo la mujer es más longeva y parte de su ventaja, en cuanto a esperanza de vida es de índole biológica, lejos de ser el sexo débil, parece ser más resistente a cualquier edad; en la edad adulta al menos hasta la menopausia ya que las hormonas la protegen de la cardiopatía isquémica, por ejemplo.

 

Actualmente en México la esperanza de vida de la mujer es de más de 80 años, por eso son más mujeres las que tienen vida más larga, aunque no necesariamente se indica por vida saludable, porque los patrones de salud y enfermedad acusan marcadas diferencias entre hombres y mujeres.

 

La longevidad en las mujeres las hace más proclives a contraer enfermedades crónicas, relacionadas frecuentemente con la vejez, como osteoporosis, diabetes, hipertensión, artritis, etc. que reducen notablemente la movilidad, limita y discapacita las relaciones sociales y la calidad de vida.

 

Los hombres tienen más probabilidades de sufrir cardiopatías y accidentes cerebro-vasculares, siendo las principales causas de muerte, lo que se ha considerado casi como exclusivo del hombre, y se ha restado importancia al relacionarse estos trastornos con la mujer.

 

Género, salud y vejez

 

Si bien algunas diferencias entre mujeres y hombres obedecen a características biológicas, otras se deben por las funciones y responsabilidades determinadas a nivel social, es decir, a las divisiones y funciones por género. En el pasado la mujer no siempre fue más longeva que el hombre.

 

En Europa y en América del Norte, la brecha recién se inició a medida que el desarrollo económico y los cambios sociales fueron eliminando algunos de los riesgos más importantes para la salud femenina, gracias a un control natal y mejoras laborales, lo que llevó al hombre a asumir más riesgos ocupacionales, conforme la industrialización se propagaba a otros países.

 

Resultado: las defunciones masculinas por accidente de trabajo son más numerosas en hombres que en mujeres.

 

Los factores relacionados con el modo de vida, combinados con los riesgos ocupacionales, han contribuido a mayor número de muertes prematuras entre hombres, más en sociedades industrializadas.

 

La discriminación por razones de género

 

En algunas sociedades, la ventaja biológica de la mujer se ve reducida por su desventaja social; en todos los países las desventajas de ingresos y riquezas en las etapas tempranas de la vida hacen que, en la vejez, las mujeres tiendan a ser más pobres que los hombres, su presencia está concentrada en trabajos menos remunerados y con menor reconocimiento, esto se debe a que la mujer interrumpe con más frecuencia su carrera para atender a la familia, ya que rara vez la mujer se libera del trabajo doméstico y esa carga doble tiene su costo en la salud; aún en los países desarrollados la mujer depende más de su familia.

 

Claro está que hay más probabilidades de viudez en las mujeres, ya que casi todas se casan con hombres mayores que ellas, por eso la mujer ve como perspectiva en su futuro el estar sola los últimos años de su vida, esto repercute en su calidad de vida al ser limitados los ingresos, factor vinculado a la soledad, pobreza y aislamiento.

 

El Organismo de las Naciones Unidas insta a los países a revisar los marcos jurídicos para eliminar la discriminación entre hombres y mujeres, para que haya un derecho igualitario a la educación y que se eliminen prácticas tradicionalmente negativas y desfavorables para la mujer, que permitan establecer una trayectoria de vida más propicia para un envejecimiento saludable y activo, poniendo más atención a las cuestiones urgentes que hoy enfrenta la mujer adulta mayor.

 

El análisis por género estudia el origen de las diferencias biológicas, las desventajas y la desigualdad entre la mujer y el hombre y se propone mejorar la calidad de vida de ambos conforme envejecen.

Y si quieres saber cómo envejecer sin volverte viejo, nada mejor que nuestro curso gratis de Longevidad. Inscríbete ahora haciendo clic aquí.