Hidrogym, el mejor ejercicio

Los ejercicios aeróbicos acuáticos son una gran manera de trabajar el cuerpo en forma segura. Te contamos por qué debes comenzar ahora.
  
  

Si lo que busca es un
entrenamiento que le posibilite trabajar su cuerpo con la mayor intensidad y en
el menor tiempo posible, pero a la vez evitando las complicaciones de otros
tipos de ejercicios, la respuesta está sin duda alguna en los ejercicios aeróbicos
acuáticos, o acuaerobics (también llamados hidrogym).


En efecto, los beneficios
de ejercitar en el agua son muchos. El ejercicio acuático no sólo mejora la
salud cardiovascular, sino que también aumenta la resistencia muscular y la
fuerza en general. Además, cómo los ejercicios aeróbicos a menudo se realizan
sumergiéndose sólo hasta el pecho, este tipo de ejercicio es bueno tanto para
nadadores como para no nadadores.


Quienes hayan tenido
problemas realizando ejercicios terrestres, deben saber que el agua brinda la posibilidad de mantener flotando el cuerpo como una forma de apoyo para el
mismo, con lo cual es posible que los problemas en músculos, huesos y
articulaciones comiencen a eliminarse a medida que se realice el ejercicio acuático.


Conociendo
el acuaerobics



Los entrenamientos aeróbicos
acuáticos, o hidrogym, incorporan una variedad de movimientos rítmicos del
cuerpo y pasos de baile realizados en el agua, y sus programas varían de básico
a avanzado. Al empezar los programas, el participante aprende a combinar los
movimientos de brazos y piernas, y a variar estas combinaciones. 

Cuando los
programas aeróbicos acuáticos llegan a ser más avanzados, suelen incorporar
movimientos más complejos de baile y gimnasia. Un ejercicio aeróbico acuático
es generalmente dirigido por un instructor, y puede ser realizado con música.


Los ejercicios aeróbicos
acuáticos son realizados sumergiendo en el agua tanto la cintura como el pecho,
junto con dispositivos de flotación cuando se está en aguas profundas. En
algunas clases, se pueden utilizar patas de
rana, salvavidas, o boyas.


Un entrenamiento aeróbico
acuático típico dura de 40 a 50 minutos, con un tiempo apropiado para el
precalentamiento, rutinas de estiramiento, y descansos intermedios. Muchos
programas aeróbicos acuáticos incluyen un componente de fuerza y de tonificación,
así como una parte sólo aeróbica.


El principal propósito
de estos ejercicios, es mejorar la condición cardiovascular. A causa de la
resistencia del agua, el ejercicio acuático puede mejorar también la fuerza y
flexibilidad, llevando a lograr mejor resistencia muscular y equilibrio.


La parte inferior del cuerpo es generalmente el punto focal de
un entrenamiento aeróbico acuático, ya que es allí donde se localiza la mayor
masa muscular. 

Las combinaciones y patrones de movimientos con cada pierna varían
durante el entrenamiento, y a menudo incluyen patadas, estiramiento dela 
piernas,
saltos, y flexiones de las rodillas. El caminar, marchar, y correr se puede
incorporar también como parte del entrenamiento.


Las primeras sesiones
de cualquier entrenamiento acuático estarán enfocadas a aprender la posición
apropiada del cuerpo, las técnicas de respiración, y los movimientos de que se
componen los
ejercicios. Cuando se empiezan a dominar estas técnicas, ya se es capaz
de aumentar la intensidad del entrenamiento.

Por supuesto,
y como con
otros programas de ejercicios aeróbicos, la frecuencia, la intensidad y la
duración del entrenamiento es clave para medir los beneficios
cardiovasculares.

Cuando se realizan
ejercicios acuáticos se debe saber que los latidos cardíacos pueden no ser el
mejor indicador de la intensidad del entrenamiento, pues varios estudios han
demostrado que aquellas personas que hacen ejercicios tanto
terrestres como acuáticos, a menudo tienen un ritmo cardiaco menor
durante los ejercicios acuáticos, aunque ambos ejercicios les proporcionan los
mismos beneficios.

Todos
pueden participar





Pueden gozar de los entrenamientos acuáticos las personas de todas las edades
y estados de salud.
Cuando se sumerge el pecho en agua profunda, cerca del 85
por ciento al 90 por ciento del peso del cuerpo queda flotando. Como resultado,
se logra tener una tensión mucho menor en las articulaciones del cuerpo durante
el ejercicio, en comparación con un ejercicio similar en tierra.


Esto hace que el
ejercicio aeróbico acuático sea una elección ideal no sólo para las personas
sanas, sino también para aquellas afectadas por condiciones médicas tales como
artritis, problemas de cuello y espalda, trastornos cardíacos, y obesidad.

Asimismo, aquellas personas que pueden tener demasiada vergüenza de su cuerpo
como para ejercitar en tierra, también podrán entrenar más cómodamente en el
agua.

Para
mejorar tu postura corporal, inscríbete
ahora en nuestro curso gratis Cambie su
actitud, haciendo clic
aquí
.