¿Hay que pegarle a los niños para que se porten bien?

Muchos abuelos dirían que sí, porque así lo mandaban las costumbres en su época. ¿Y en la nuestra? ¿Debemos seguir manteniendo esta forma de poner límites a los niños?
  
  


El castigo corporal ha sido durante mucho tiempo un método para enderezar la
conducta de los niños. “El maltrato como parte de la educación de un menor ha
estado vigente durante siglos sin resultados positivos.

En la actualidad hay
mayor flexibilidad para educar a los hijos y hay que prescindir de esta
herramienta ya que es nociva y absolutamente contraproducente
”, sostiene la
psiquiatra española Silvia Rodríguez Sánchez.


Hoy en día los derechos del niño protegen a los menores y establecen castigos y
penas para quienes se respaldan en la agresión para educar a los menores.


Consecuencias del castigo físico en niños:

·

Bloqueo del comportamiento

·

Reducción en la capacidad para resolver problemas

·

Daño irreparable de la autoestima

·

Sensaciones de tristeza y frustración que llevan a la depresión

·

Fracaso escolar

·

Sentimientos de rabia y rencor acumulados en el interior

·

Violencia externa ya que no conocen otra manera de relacionarse


 Consecuencias en los padres:

·
Genera sentimiento de culpa tras la agresión

·
Son padres que educan a niños que viven con miedo y no saben desarrollarse
normalmente

·
Pueden agredir al niño más de la cuenta de modo accidental lo cual implicaría
una grave situación

·
Las autoridades podrían quitar la custodia de los hijos por la violencia
ejercida


Recomendaciones para evitar el maltrato físico en los niños 

·
La paciencia es un factor preponderante para poder establecer un vínculo normal
con un hijo. “Es más factible que un niño haga lo que le pedimos si lo
solicitamos con buenos modales y amor.

El miedo no es buen consejero y mucho
menos el daño físico”
, comenta la profesional.

·
El uso de la disciplina severa conlleva graves trastornos en el menor a tal
punto de contraer trastornos psiquiátricos, problemas de ansiedad y es posible
que en un futuro se comporte de igual modo con sus hijos y entorno ya que no
encontrará otra manera de relacionarse con la gente.

·
La cantidad de tareas que los padres deben asumir hace que la ansiedad y el
nerviosismo se apodere de ellos. “La sobrecarga de actividades sumadas al
cansancio y a la rutina genera un ambiente de estrés del cual es muy difícil
liberarse.

Si la agresión cada vez va a peor, habrá que consultar inmediatamente
a un especialista para poder controlar la situación y ponerse en manos de un
profesional
”, explica a especialista.


Para continuar aprendiendo

cómo mejorar tu calidad de vida y la de tu familia
, inscríbete ahora en
nuestro curso gratis
Abuso Emocional y Salud
:


Clase 1: ¿Qué es el Abuso Emocional?


Clase 2: Participantes y ámbitos dónde ocurre


Clase 3: El ciclo del Abuso Emocional y sus etapas


Clase 4: Grados de reacción y niveles de intensidad


Clase 5: Tipos de Abuso Emocional y Negligencia


Clase 6: Causas y consecuencias del Abuso Emocional


Clase 7: El Abuso Emocional ante la Ley – Recursos comunitarios


Clase 8: Perfil del abusador


Clase 9: Síntomas, signos e indicadores de Abuso Emocional


Clase 10: Ideas adicionales, preguntas clave y factores de influencia


Clase 11: Perfil de la víctima


Clase 12: Dependencia emocional


Clase 13: Relaciones saludables vs. relaciones no saludables


Clase 14: ¿Cómo comenzar de nuevo?


Clase 15: Plantilla para planificar estrategias eficaces


Clase 16: Cursos, terapias y otros recursos alternativos disponibles