Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Guía rápida para el aprovechamiento de un curso

“El tiempo es vida. Aproveche su tiempo, aproveche su vida” – Alan Lakein
  
  



¿A cuántos cursos, congresos, seminarios o conferencias ha asistido en los
últimos cinco años? ¿Cuánto ha aplicado en su trabajo de todo lo visto y
escuchado?



Contestar estas preguntas puede llevar a conclusiones tristemente sorprendentes.
Mucha gente va a reuniones de este tipo con el simple objetivo de tener un
certificado o diploma para colgar en la pared o para comenzar interesantes
relaciones profesionales. Sin embargo, si nuestro desempeño laboral es
deficiente, en cuanto a resultados, de nada servirá ser el poseer de una pared
oculta tras papeles enmarcados.



1 – Selección del curso


Antes de asistir a un curso, asegúrese de que el programa cubra sus necesidades.

Estudie su programa y compare el contenido del mismo con sus necesidades
personales. Si no existe por lo menos un 80% de coincidencia entre ellos,
pregúntese si realmente tomará una decisión correcta. Analice su metodología en
lo posible, busque aquellos que le permitan participar por sobre los simplemente
expositivos, la experiencia de los oradores y conductores, la duración, lugar y
horario de dictado, costo, etc.
Por último, tome la decisión.



2 – Durante el curso


Durante el curso detecte lo que va a adoptar y aquello a adaptar

Anote preguntas aclaratorias y formúlelas. Será positivo para usted, sus colegas
y para los conductores de la actividad, que tendrán una idea más clara de cuáles
son las inquietudes del grupo. Quede en contacto con el o los expositores para
posteriores consultas. En la mayoría de los casos, estarán dispuestos a seguir
en contacto con usted y brindar información adicional sobre el tema en estudio o
lo guiarán en su profundización.



3 – Después del curso


Después del curso, aplique lo aprendido inmediatamente

Una manera de saber si aprendió algo, es observar si mejoró su actitud o
accionar. Si su secretaria no se entiende con su computadora, toma un curso y
cuando finaliza sigue mostrando desinteligencias, seguramente no ha aprendido lo
suficiente. La forma de capitalizar el tiempo invertido y de trasladar a la
tarea los nuevos conocimientos, es aplicándolos sin demora. Si espera “un
momento más calmo” para hacerlo, probablemente este nunca llegará. Una vez en
marcha, siga utilizando esta nueva herramienta a su disposición, sin dejar que
el tiempo y el olvido se la roben.

Recuerde: Valore su tiempo y al hacerlo valorará su vida. Aproveche las
situaciones de aprendizaje y aprovechará su vida.

Para
comenzar a estudiar ahora, visite el
Centro de Aprendizaje gratuito
de En Plenitud, haciendo clic
aquí
.