Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía: dónde buscar

Genealogía hispana: los linajes como punto de partida

Rastreando los orígenes de los apellidos y linajes hispanos.

Muchas veces, perseguir un objetivo importante supone la elección de un camino a recorrer, y en muchas ocasiones en el punto de partida se pierde de vista el sendero correcto.

Recorrer una ruta equivocada significa una pérdida de tiempo que muchas veces puede ser una vida. Cuando uno persigue la verdad de sus orígenes se deben tener en cuenta formas básicas que nos orienten en un comienzo certero y seguro.

Al iniciar una investigación genealógica tenemos en principio la idea de buscar datos sobre nuestro apellido, sin embargo hay que tener primero en cuenta, y esto es muy importante, la diferencia entre apellidos y linajes.

Esta diferenciación es especialmente relevante a la hora de localizar el origen de nuestro apellido, hay que tener claro que el blasón corresponderá a una línea familiar (linaje) y no de modo genérico a un apellido.

Es muy posible que dentro de un mismo apellido haya distintos linajes o familias, así que nos podremos encontrar con distintos blasones dentro de un mismo apellido y muchos linajes o familias dentro de un apellido a los que no les corresponderá blasón alguno.

Tomando a una persona cualquiera que tiene un hijo que realiza alguna hazaña o servicio que hace que el Rey le conceda un blasón, a partir de ahí los descendientes de esa rama familiar tendrán un escudo heráldico unido a su apellido, pero ese escudo solo pertenecerá a ese linaje.

Existirá un blasón del apellido de ese hombre, pero solo pertenecerá a los descendientes de la rama o ascendencia a la que le fue concedido su uso, no a todos los que se apelliden como él.

Puestos a iniciar la investigación el primer paso será ver de que datos partimos, que datos familiares tenemos para empezar, si ya tenemos algunas partidas sacramentales o civiles. El modo de remontarnos hacia arriba en nuestro árbol familiar lo más lejos posible será, fundamentalmente, mediante la búsqueda y colección de partidas de nacimiento o bautismo, matrimonio y defunción.

Es importante pedir copia literal, y no extracto, de la documentación que nos interese porque así obtendremos la mayor información.

Para construir el árbol genealógico hay que tener en cuenta que durante los siglos XVI y XVII, se producen cambios frecuentes en los apellidos, unos llevando un apellido aunque no corresponda en esa generación porque va ligado a la posesión de varonía o a un mayorazgo o porque es el apellido del antepasado más notable, también es fácil que cambie un apellido al moverse de provincia, que un apellido plural se singularice, o que al llevarlo una mujer se feminice el apellido, o que se castellanicen apellidos como sucede con apellidos vascos o navarros que emigran a Andalucía.

También se produce el caso de apellidos extranjeros que se traducen por ejemplo "White", por Blanco.

Para el caso de apellidos localizados en las Islas Canarias hay que tomar en consideración que desde que estas se incorporaron a la Corona de Castilla a finales del siglo XV tuvieron como régimen filial un matriarcado que tuvo vigencia hasta el primer tercio del siglo XIX y que solo desapareció por completo al implantarse el Registro Civil en 1.870.

Esta costumbre portuguesa del matriarcado imperó en Canarias determinada por la considerable población lusa avecindada en el archipiélago y se generalizó a todas las familias, hasta el punto de decirse, que no hay familia en Canarias que pueda remontar su genealogía de varón a varón hasta la conquista, ya que en todos los caso aparecería una mujer que sería el eslabón imprescindible para la sucesión.

Otra circunstancia que se dio singularmente en las islas es que no existía un articulado que exigiese poner a los hijos los respectivos apellidos del matrimonio, con lo que es frecuente encontrar hijos con unos apellidos completamente distintos a los de los padres, porque se transmitían saltándose generaciones o, en muchos casos también, se le daba a los hijos los apellidos de parientes, padrinos o protectores.

 

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

HyNE ( Hijos y Nietos de Espanoles)

Por GPIQUER


Buscando origen y o parientes

Por LOTANA


NARCISO TRAMUJAS

Por GRISELUZ


busco mi genealogia

Por SHARONSHADA


apellido que singularizo

Por MORDELATA1


EXELENTE

Por MOVINIC


revuelta

Por ARMANDO I


Genealista

Por BENAVID


Genealogía

Por ANARUB


EL ORIGEN DE MI APELLIDO MARIÑAS

Por ESTEBANMR-PERU


Mas notas del autor:

Mario Casale

¿Los niños deben hacer deberes en vacaciones?

¿Los niños deben hacer deberes en vacaciones?

Llega el período de merecido descanso para los niños, pero esto no implica que haya que desligarse totalmente de las tareas escolares. Consejos para que los pequeños se sientan entusiasmados y quieran practicar las asignaturas más importantes durante los largos meses de ocio...

¿Qué es la genealogía?

¿Qué es la genealogía?

¿Un hobbie? ¿Un pasatiempo? ¿Un reencuentro con las raíces? ¿O una actividad de mantenimiento de la memoria familiar y social?

Lo único que recibo de mis padres es dinero

Lo único que recibo de mis padres es dinero

Si los hijos se la pasan pidiendo constantemente y nada de lo que tienen los conforma, hay que hacer algo para cambiar la manera en la que están siendo educados. El vínculo debe estar basado en el amor y no en la conveniencia...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Recursos genealogicos:

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: