Fondos comunes de inversión

Una de las opciones más nuevas para invertir son los fondos comunes de inversión, que administran dinero de otros.

Los hay de diferente tipo:

-de plazo fijo (son los más estables y su ventaja exclusiva es la liquidez inmediata)

-de bonos (se aconseja permanecer al menos un año)

-de acciones (se recomienda un plazo de permanencia de un mínimo de 3 años, son los de mayor rendimiento y menor estabilidad)

-mixtos (entre bancos y mercado de capitales)

La gente da su dinero a un tercero para que lo administre correctamente.

Es decir, se terceriza la administración del capital en un experto que sabe cómo hacerlo.

Y el ente administrador cobra una comisión por su trabajo. Por lo tanto -y esto es clave- cuanto mejor le vaya al cliente que invierte, mejor le irá al fondo común de inversión, algo que ocurre de modo contrario en casos de bancos o entidades financieras (ganan más cuando el cliente gana menos).

Otra de las ventajas de los fondos comunes de inversión es que un grupo bien asesorado tiene más poder y capacidad de inversión que una persona sola.

En el mundo, los fondos comunes son una alternativa consolidada en todos los países desarrollados.

En EE.UU., por ejemplo, 1/3 de la población invierte en ellos.

Ciertas virtudes

Las ventajas de los fondos comunes de inversión son las siguientes:

# están manejados por expertos, que constantemente reciben y monitorean información, y que realizan un gran control.

# son accesibles ($1000). “Esta es la maravilla más grande de los fondos comunes”, aseguran los expertos, “porque es más la gente que puede acceder”. “Además -agregan- son muy democráticos, porque tratan por igual al que pone $1000 o $1 millón”, revela.

# en cuanto a la liquidez, permiten disponer del dinero en 24/72 hs. (depende del fondo).

# diversifican las inversiones. Por ley, están obligados a invertir en por lo menos 5 activos diferentes. Recuerde esta frase: “No ponga todos los huevos en la misma canasta”. Así, se reduce el riesgo, lo que implica una gran ventaja.

# ofrecen opciones para cada necesidad.

3 estrategias para elaborar su plan de inversiones de riesgo, para mediano y largo plazo:

1) Analice sus necesidades: qué quiere lograr (objetivo de su inversión), en cuánto tiempo (plazo) y qué riesgo está dispuesto a asumir.

2) Siempre cuente con parte del dinero fácilmente disponible.

3) “No ponga todos los huevos en la misma canasta”, es decir, diversifique. Una buena alternativa es invertir en fondos mixtos.

Fuente: Mujer Bonita