Flexibilidad, una forma de adaptarse a los cambios

En poco tiempo y de manera natural se logra flexibilidad con la práctica de los ejercicios de Chi Kung y los movimientos de Tai Chi. Pero ésta flexibilidad esta dirigida no solo a lo corporal, sino también a lo mental y emocional.
  
  

La
flexibilidad y su importancia

Todo ejercicio nos hace mas flexibles. Desde la
tradición china los ejercicios de Chi Kung y los movimientos del Tai Chi Chuan entre otras
disciplinas, procuran también llegar a esa flexibilidad. Para la medicina
tradicional china, la rigidez lleva a la enfermedad y la flexibilidad a una vida
saludable.

En los primeros meses de práctica es común
escuchar de los alumnos las siguientes frases:

Me siento
mas flexible

Mis
articulaciones ya no me duelen como antes.

Me siento
mas dinámico.

Efectivamente, la flexibilidad en las articulaciones
es uno de los primeros logros. Se busca en todo momento que los movimientos sean
suaves, naturales y relajados, adaptándose a las posibilidades de cada uno y
generando la circularidad propia del Tai Chi.

La respuesta que el cuerpo manifiesta en poco tiempo,
encuentra su explicación en las palabras vertidas hace unos 2000 años por un médico
chino llamado Hua To en su obra ¨
Juego de cinco animales ¨; allí establece que el ¨ hombre es como las
bisagras de una puerta: si se abren y cierran con frecuencia no se oxidan ¨. .
Explicación simple y cierta.

Pero
si hay algo que caracteriza a los Ejercicios Tradicionales Chinos es que la
flexibilidad no se da solo a nivel corporal; aparece también un cambio en
la
actitud cotidiana, una mejor adaptación al medio en el
que cada uno vive.

Cuando
somos rígidos vemos la realidad de una sola forma, mientras que la flexibilidad
nos permite observar con una óptica mas amplia.

Y justamente este cambio es lo que diferencia a las técnicas
occidentales de las orientales. Es que Occidente tiene un tiempo para el cuerpo,
otro para la mente y otro para la emoción; en cambio para las disciplinas
orientales; cuerpo, mente y emoción son vistos como algo inseparable y por ello
los ejercicios están pensados para contemplar al hombre en su totalidad.

En
su sabiduría el Tao Te King nos dice:

Al nacer el hombre es blando y flexible

Al morir, se pone duro y rígido.

Todos los seres, plantas y árboles,

Cuando están vivos son suaves y tiernos,

Cuando mueren se vuelven secos y marchitos.

La dureza y la rigidez.

Son compañeras de la muerte.

La flexibilidad y la blandura.

Son compañeras de la vida…

Lao-Tse
(76)

De la importancia que se le de a la suavidad y
flexibilidad en el desarrollo del aprendizaje, dependerá en parte el bienestar
psicofísico que se logre.