Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Fitoterapia anti-cancerosa

La Naturaleza, siempre pródiga, encierra todo un arcano de compuestos químicos, producidos con incomparable uniformidad por el inmenso laboratorio que es el reino vegetal (Félix Martí Ibáñez).
  
  

El
arsenal quimioterápico
anti-canceroso ortodoxo consiste mayoritariamente en una serie de drogas
dirigidas a “inhibir” el desarrollo descontrolado de las células atípicas. Esto se realiza ya sea inhibiendo la división celular o destruyendo
dichas células.

Utilizando
las dosis bajo un estricto control standardizado, puede llegar a
manejarse la toxicidad de esas drogas dentro de un margen muy estrecho de
seguridad.

La
droga quimio-terápica “ideal” debería destruir las células cancerosas sin
ocasionar daño alguno a las células sanas.

La
investigación en los últimos años está enfocada en hallar novedosos prototipos
moleculares y nuevos agentes terapéuticos
, y el Reino Vegetal está
demostrando ser una excelente fuente de recursos para el hallazgo de esos nuevos
compuestos.

Según
Hartwell,J.L “Plants used against Cancer” (Lloydia 30-32,
379-436), el US National Cancer Institute, viene dirigiendo desde hace 25
años una investigación Fito-farmacológica para testear extractos obtenidos de
alrededor de 114.000 plantas, que representan 40.000 especies distintas, en la búsqueda
de algún componente con actividad anti-tumoral demostrable.

La
rigurosidad de las investigaciones, lentas pero sumamente detalladas, recién ha
logrado trabajar sobre el 10 % del total de especies seleccionadas.

Debido
a que sólo el 4% de los extractos obtenidos evidenció actividad anti tumoral
reproducible, se comenzó a revisar el método de estudio, dirigiendo las técnicas
de extracción hacia la planta entera ( y no hacia sus partes separadas), pues
como siempre sostuvo la Fitoterapia folclórica tradicional (Etno-botánica), el
área activa de una planta medicinal está formada por numerosos componentes, y su
actividad terapéutica, la mayoría de las veces, es superior a la que se
obtiene con cada uno de sus principios activos por separado; es decir, que
sus componentes actúan
sinérgicamente.

Como
ejemplo de los hallazgos realizados, vale la pena enumerar tan solo algunos de
los cientos de principios químicos que evidenciaron actividad anti cancerosa, y
que forman parte de “clinical trials “ (experimentación sobre seres
humanos).

El
Podophyllum hexandrum y
el P. Peltatum
: contienen lignanos; dos de sus
derivados confirmaron tener actividad anti tumoral: el etoposide para el tratamiento del cáncer de células pequeñas de pulmón y del cáncer
de testículo, y el teniposide para tratar cánceres infantiles.

La
Solanum dulcamara:
posee un glicósido (alcaloide esteroideo)
la ß-solamarina que tiene una
demostrada acción inhibitoria del crecimiento tumoral.

La
Cetraria y la Usnea:

son dos especies de líquenes que constituyen una rica fuente de ácido
usneico
, que además de poseer efectos bactericidas y anti-micóticos,
tiene una acción anti-tumoral
confirmada.

Sus componentes activos más importantes comprenden: ácidos
liquénicos (depsidonas)
tales como ácido fumarprotocetrárico,
ác.protocetrárico, ác.
Cetrárico,
ác.
Protoliquestérico,
ác. Liquestérico
y
el citado ác. Usneico.

El
Lycii ( Gou Qi Zi ):

contiene polisacáridos, carotenoides y flavonoides que en conjunto producen una actividad inmuno-potenciadora, que activa
intensamente la producción de linfocitos NK (natural killers) y linfocitos TK
con marcado efecto bloqueador sobre las células atípicas.

Betula
alba:
contiene ácido betulínico,
poderoso estimulante inmunitario.

Camptotheca
acuminata:
contiene camptotecina, topotecan, CPT-11 y
amino-camptotecina,
utilizados como agentes quimio-terápicos
modificados por hidrólisis del irinotecan (extracto alcaloideo de la planta).

Tabebuia
impetiginosa (Lapacho):
contiene lapachol y β-lapachol ( naftoquinonas) elementos
muy activos para el tratamiento de las neoplasias linfáticas.

Podophyllum
Peltatum:
sus efectos anti neoplásicos se atribuyen a dos de sus constituyentes, podophyllotoxin
y etoposide,
contiene además ácido podophyllínico y
teniposide
(aún en estudio).

Catharanthus
roseus (Vincapervinca):
cuatro de sus principios activos se utilizan ya como quimioterápicos
oncológicos en Medicina alopática: vinblastina,
vincristina, vindesina y vinorelbina.

Taxus
baccata y T. Brevifolia:

sus dos alcaloides principales son docetaxel y paclitaxel,
patentados y utilizados desde hace una década como agentes anti cancerosos en
Oncología tradicional.

Curcuma longa y C. Ezhu:
contiene 1) curcumina, que es un
aceite volátil y poderosísimo anti oxidante y 2) tres curcuminoides
(turmerona, atlantona y zingiberona) con demostrados efectos
anti cancerosos evidenciables en cualquiera de las etapas de la formación
tumoral ( inicio, desarrollo y progresión).

Astragalus
membranaceus:

contiene glicósidos triterpénicos (astragalósidos I al VII), flavonoides,
que restauran las cifras de linfocitos T y ejercen acción anti tumoral
notoria.

Uncaria
tomentosa:

contiene varios alcaloides oxindólicos, también
alo-iso-pteropodina (Isómero A) y glicósidos del
ácido quinóvico,
todos potentes agentes anti virales y eficaces
anti-mutagénicos.

Berberis
aquifolium y Coptis:

ambas contienen berberina, que
demostró poseer función anti-neoplásica al inhibir la síntesis de ADN, al
activar los linfocitos y por inhibir la actividad de la
arylamina NAT y
del inductor AF-DNA necesarios
para el desarrollo y evolución de las leucemias.

Quercus
robur:
contiene 15 a 20 % de taninos (elagitaninas, flobataninas y ácido gálico),
probado con eficacia en casos de tumores cerebrales.

Zingiber
off.( Zheng Jiang):
contiene principios aromáticos ( aceites volátiles) entre los que
destacan: zingibereno
y bisaboleno.
Se les
atribuye el efecto inmuno activador anti canceroso.

Centaurum
umbellatum:
contiene glicósidos secoiridoides (
centapicrina, decentapicrina A,B y C, gentiopicrosida, etc.).
También
contiene alcaloides: gentianina, gentianidina y
gentioflavina.
Asimismo
se aislaron derivados santónicos, ácidos fenólicos
( protocatechuic, vanílico, syríngico, p-cumárico, ferúlico y caféico,
entre otros.

Se
hallaron cantidades medibles de Triterpenos (
b-sitosterol, campesterol, stigmasterol, a- y b-amyrina y eritrodiol).
Se
atribuye a los glicósidos y a los distintos ácidos su eficacia en los tumores
gástricos.

Guayacum
off:
contiene 1) lignanos (furoguayacidin,
guayacin, furoguayacin, y furoguayaoxidin), 2) ácidos de resina (guayarético,
hidro guayarético, guayácico y guayacónico a y b); 3) vainillina, terpenoides
(guayagutina, guayasaponina).
La eficacia se da
especialmente en los cánceres de cerviz uterino.

Juglans
cinerea:
contiene naftaquinonas( juglandina, juglone y
ácido juglánico)
. Su principal esfera de acción se centra en
las neoplasias gástricas.

Momordica
cochinchinensis:

posee 2 proteínas: alfa y beta- momorcarina que inhiben el virus HIV y a la enzima guanylato-ciclasa. Su actividad
antineoplásica se enfoca en el tratamiento de alguna de las formas de
leucemias.

Marsdenia
condurango:
sus componentes más importantes incluyen: 1) glicósidos
( condurango-geninas)
que son polioxi-pregnanos conocidos como condurango-glicósidos.

2)
aceites esenciales, y 3) fitosteroles. Muy eficaz en carcinomas gástricos ulcerados y sangrantes.

Rheum
palmatum y R. Emodi (Da Huang):

su acción anti neoplásica se enfoca en los tumores gástricos y de cerviz
uterino por medio de los siguientes principios activos: 1) derivados
antraquinónicos ( ác. Crisofánico, emodina, aloe-emodina, rheina,
gluco-rheina, glucoemodin, sennosidos y reidina C)
. 2) Taninos( d-catequina, epicatequin-galato y
los glucósidos –O
tales
como cinnamoilo y cumaroilo). 3)
derivados del estilbeno (glicósidos).
4) diisobutil-ftalato, ácidos cinnámico y ferúlico,
etc.

Helleborus
Níger:
contiene hellebrigenina, sustancia
química con actividad anti- neoplásica demostrada in vitro únicamente.

Senecio
spp.:
contiene alcaloides pirrazolidínicos,
los que recomiendo no utilizar debido a la alta incidencia de fenómenos de Hépato-toxicidad.

Helliotropium
indicum:
uno de sus componentes químicos, la óxido-N-indicina,
es considerado un verdadero y poderoso agente anti
Leucémico (todas las formas agudas de la enfermedad)
, pero debe
ser preparado a través de una complicada técnica de extracción, para evitar
los ingredientes intensamente hépato-tóxicos.

Allium
sativum:
evidencia una acción anti tumoral llamativa en aquellas neoplasias
producidas por la acción de las nitrosaminas.

Disminuye llamativamente la concentración del Helicobacter pylori (considerado responsable del estado pre canceroso gástrico).
Debido a que posee acción anti-agregante plaquetaria, no se lo debe utilizar en
enfermos que reciben medicación anti coagulante.

Camellia
sinensis:

contiene polifenoles del tipo epigallocatequina-galato
(EGCG)
substancia capaz de inhibir el desarrollo de las
neoplasias causadas por las aminas heterocíclicas,
disminuye la tasa de replicación celular y
aumenta el monto total de la flora bacteriana protectora del tracto intestinal.

Solanum
lycopersicum:
contiene lycopene, que es un
poderoso anti-oxidante, que ya demostró en extensos seguimientos clínicos
poseer un efecto preventivo para los tumores de pulmón, estómago y próstata.

En éstos últimos, los niveles de PSA (antígeno
prostático específico marcador de actividad tumoral) se
mantuvieron mucho más bajos que en el grupo de pacientes que no recibió esta
medicación fito terápica.

El
resveratrol: es un polifenol extraído de
la cáscara de las uvas roja y negras, que también posee actividad anti
oxidante poderosa, que demostró ser capaz de bloquear
la producción de las prostaglandinas inflamatorias( derivados proteicos que se cree estimulan
el crecimiento de las células cancerosas, en especial del Colon).

Según investigaciones efectuadas por el US-NCI, se tiene
casi por segura su actividad quimio-preventiva para
las Leucemias pro mielocíticas. ( no estoy
seguro de que su uso sea totalmente inocuo ).

Soja
(Extractos hidro-alcohólicos modificados):
contienen altas concentraciones de genisteina,
que es una isoflavona considerada un verdadero “fito-estrógeno”,
que exhibe marcada acción anti cancerosa en neoplasias
hormono-dependientes de mamas y próstata.

Disminuye
el riesgo de metástasis en el cáncer de próstata y bloquea
a la enzima 5-alfa-reductasa (responsable de
estimular el crecimiento del tejido prostático normal).

Es
muy alta la evidencia de que la genisteina
posee en bajas concentraciones una
acción agonista sobre los receptores estrogénicos,
y una acción antagonista sobre dichos
receptores con las altas concentraciones, por ello, personalmente recomendaría ser
cuidadosos
en su utilización en
mujeres con cáncer mamario.

Referencias:

-American
Cancer Society. Statistics. Febrero
5, 2000.

-Davis
SR, Wilcox G,
Phytoestrogens
in clinical practice. 1998; 1(1): 27-34.

-Surh
YJ, Hurh Y, Kang JY, Lee E: Resveratrol, an antioxidant induce apoptosis in
human promyelocytic leukemia (HL_60) cells.
Cancer
lett. 1999; 140 (1-2): 1-10.

-Dewick
PM: Tumor Inhibitors from Plants, Treasend Evans’ Pharmacognosy (13 th.
Ed.) 1989, Volúmenes 1-3.