Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Financiación de la Universidad: Infórmese

“¿Cómo voy a poder pagarla?”
  
  

(ARA)
– Éste es el sentimiento que expresan más y más padres cuando contemplan los
costos alarmantes de enviar a sus hijos a la universidad. Matrícula,
alojamiento y clases, comida, cuotas, libros y otros costos asociados con la
educación superior están subiendo debido a los cortes drásticos del presupuesto
a nivel federal, estatal e incluso de la misma universidad. Si se agregan a
esos factores una economía incierta, pérdida masiva de empleos y una caída en
el mercado de valores, no es extraño entonces que las familias de mediano a
altos ingresos se sientan muy asustadas.

Pero
Vincent Waterhouse, presidente de GetCollege.Com, Inc., dice que las familias
pueden ahorrar hasta el 50 por ciento o más en el costo univerisitario si se dispone
de la información correcta. “Hay muchos mitos y desinformación que
puede causar que las familias tomen decisiones financieras incorrectas” agregó.

Waterhouse
quien asesora a familias con hijos que desean ir a la universidad, manifiesta
que los estadounidenses de clase media, (la columna vertebral de los Estados
Unidos), han sido azotados duramente en lo que concierne a los costos universitarios
de sus hijos. “Con la economía de hoy, la reducción en los
planes 401(k) de jubilación , el mercado de valores tambaleando y el costo
total de ir a la universidad aumentando tres veces más rápido que la tasa de
inflación, las familias de mediano a alto ingreso están experimentando lo que
es conocido como un “ derrame financiero”, nos explica.

Resumiendo,
el problema es el tipo de consejo que están recibiendo.“Estas familias con
futuros estudiantes universitarios están a punto de hacer la mayor inversión jamás
hecha concerniente al futuro de sus hijos, y tomar sus decisiones basadas
en una conversación de 15 minutos con una consejera estudiantil llamada
Mildred, quien si acaso ha tenido algún tipo de entrenamiento en las
complejidades de la financiación para la educación superior,” señala
Waterhouse.

Lo
peor es la metodología federal anticuada que se usa para determinar quién
califica para recibir ayuda. “Basado en fórmulas diseñadas en 1965, el gobierno
estima que una familia de cinco hijos, con uno de ellos en la universidad,
puede vivir con $23.000 al año. “Éso sería el costo del servicio eléctrico en
Los Ángeles!” declara Waterhouse.

Hay
muchas cosas que el gobierno federal y las mismas universidades no quieren que
el público sepa, dice Waterhouse. A continuación se presentan cinco de los mitos
más comunes que actúan en contra de las familias con hijos con intenciones de
ir a la universidad:

Mito
1– Sólo las familias de bajos ingresos obtienen ayuda financiera

En el
mundo de la educación superior todos recibe ayuda financiera. Los padres deben
entender cuál es la verdadera definición de necesidad. Para reducir el costo
total de asistir a las instituciones públicas y privadas de enseñanza, las
familias deben entender las prácticas y principios de reducción de la
matrícula, tutela de tribunal y becas ¿Cómo puede, la familia promedio en los
Estados Unidos, saber qué tipo de ayuda financiera es la más correcta?
Involucra mucho conocimiento y planificación averiguar cuál es la mejor manera
de obtener financiación para la universidad.

Mito
2 — Hay millones de dólares para becas

“De
los millones de dólares en fondos para becas, sólo se otorga el cinco por
ciento,” dice Waterhouse. “A estos “tuneles carpianos”, le llamamos becas
porque deben llenar entre 50 a 60 solicitudes con la esperanza de obtener
$1.000. Ahora bien, si usted renuncia a estos $1.000 frente a un funcionario de
ayuda financiera, puede perder hasta $3.000 en ayuda financiera que la
universidad ya está dispuesta a otorgarle. De hecho, Waterhouse dice que las
universidades no quieren perder a los buenos estudiantes. Ellas encontrarán el
dinero para ayudarlos a permanecer en la escuela si necesitan ayuda financiera.
Todas las escuelas tienen sus propios fondos para becas, pueden incluso tocar
sus propios fondos de dotación si fuera necesario. “Por muchos años,
Princeton
University ha estado ayudando a estudiantes de mediano a altos ingresos con su
dotación,” dijo.

Mito
3 — Los préstamos son la mejor forma de pagar la universidad

“Cuando
un estudiante se gradúa de la universidad con miles de dólares en préstamos
¿cómo va a conseguir un apartamento decente, un automóvil que funcione bien e
incluso pensar en formar una familia?” pregunta Waterhouse. “Nuestros hijos se
entierran en deudas antes de que tengan una comprensión clara de qué es la
deuda.” Waterhouse recomienda que las familias eviten a toda costa tener
préstamos grandes y que hagan una autoevaluación de todas sus opciones de ayuda
financiera mientras sus hijos están todavía en la escuela secundaria.

Mito
4 — Usted debe tener un promedio muy alto de notas en una universidad “Ivy
League”

Aunque
las universidades de mayor rango tratan de atraer estudiantes con
calificaciones excepcionales, consideran muchos otros factores cuando tomar
decisiones para admitirlos. “En el mundo de hoy, los estudiantes de secundaria
tienen cualidades excepcionales, por eso las universidades toman en cuenta una
variedad de factores al tomar decisiones de admisión. “En el mundo de hoy, los
estudiantes de secundaria tienen un nivel académico más alto y las mejores
escuelas entienden esto, de manera que ahora están buscando estudiantes con
otras cualidades que mantengan el equilibrio en la selección de sus
estudiantes. Recuerden, las universidades admiten a seres humanos, no a
números,” manifiesta Waterhouse.

Mito
5 — Las familias no deben buscar ayuda con empresas a cargo de préstamos para
educación que cobran por sus servicios

En
los últimos años, la financiación de la educación universitaria se ha vuelto
más compleja que nunca. “Los estadounidenses solicitan los servicios de
profesionales en los campos de leyes, medicina, contabilidad, bienes raíces,
planificación financiera y otros servicios,” dice Waterhouse. “La educación
superior no es diferente. El consumidor no preparado necesita ayuda para
entender la complejidad del mercado de la educación superior.”

GetCollege.Com,
Inc. proporciona servicios a las familias con hijos en camino a la universidad
que cubren desde completar el formulario FAFSA, el perfil CSS, la solicitud de
la admisión, la selección de la universidad y obtener la ayuda financiera
adecuada. Todos los servicios se adecuan a las habilidades de cada estudiante y
a las necesidades de su familia. “Lo mas importante aquí para esta empresa es
que nosotros estemos con la familia y el estudiante todo el periodo de cuatro a
cinco años de universidad,” agrega Waterhouse.

“Quiero
transformar las necesidades educativas en soluciones educativas,” enfatiza
Waterhouse. “No se puede admitir que el dinero sea una barrera para desarrollar
nuestro futuro. No quiero que nada detenga a un joven de obtener una educación
universitaria.”

Para
más información, visite www.getcollege.com.

Cortesía
de ARA Content