Feng Shui para la oficina

Según las reglas de feng shui, el despacho o nuestro lugar de trabajo es tanto o más importante que el dormitorio, porque pasamos en él muchas horas y tiene relación directa con la economía personal y el futuro de cada uno de nosotros
  
  

El feng shui puede ser una herramienta
muy poderosa a la hora de crear la suficiente armonía para que el trabajo y las
relaciones con los compañeros sean positivas y satisfactorias, crezca la
influencia de clientes con el consecuente aumento de capital y se disfrute de
verdad trabajando.



La entrada


La entrada a nuestro trabajo hay que verla como
una de las zonas mas importantes, ya que será aquello que verá cualquier
cliente, potencial o no, en el momento de decidirse a entrar. La puerta debe
poderse abrir un mínimo de 90 grados sin que detrás de ella haya nada que pueda
obstaculizar la entrada y salida de energía o Chi.

Esta puerta no debe ser
demasiado pesada ni difícil de abrir, ya que esto agota la energía del
personal. Debe estar limpia , también se puede colgar un móvil de sonido,
principalmente por su función de crear alerta y porque crea energía positiva en
relación con el movimiento de clientes.

 


Los colores

 

Los colores nos pueden afectar de distintas
formas y podemos utilizarlos a nuestro favor pintando las paredes con aquellos
que beneficiarán a nuestros trabajadores y clientes . También hay que tenerlo en
cuenta a la hora de elegir el color del mobiliario.

 

·
Amarillo:
para espacios reducidos o con poca luz. Da alegría y creatividad.

·
Naranja:
para espacios fríos y húmedos. Es antidepresivo y da fuerza.

·
Verde:
para espacios calientes y con poca ventilación. Estimula las acciones fluidas.

·
Beige-tierra:
para espacios fríos multiuso. Combinado con otros, da calidez y neutralidad.

·
Blanco:
es impersonal, pero da luminosidad si se combina con otros tonos.

 


Las plantas

 

Las plantas pueden ayudar a limpiar el ambiente
de la energía electromagnética desprendida por ordenadores, teléfonos
inalámbricos, fotocopiadoras, etc. Una de las que más ayudan a “chupar” la
energía electromagnética es el cactus, pero para aquellos que no les agrade por
su aspecto agresivo, un helecho común puede cumplir la misma función y es más
elegante.

 

Otra cosa que ayuda es utilizar ropa de fibras
naturales porque no crean electricidad estática. Hay gente que usa minerales
para limpiar radiaciones y el más utilizado es el cuarzo blanco. No hay que
olvidar que el ambiente con música suave y relajante puede reducir las prisas y
calmar el estrés del personal.

 


La iluminación

 

El que la entrada a una oficina o tienda no
tenga la suficiente luz puede provocar indecisión a los que quieran entrar. La
luz es un tema esencial por razones de salud y seguridad. A ser posible, es
preferible que pueda haber una combinación de luz natural y artificial, ya que
la natural provoca sombras que pueden molestar si se trabaja con ordenadores.

 

Los fluorescentes, la luz más utilizada,
desprenden mucha radiación electromagnética, que puede provocar diferentes
patologías como migraña, dificultades de visión, fatiga, etc. Si además
parpadean, pueden llegar a provocar estrés en los trabajadores. Lo mejor es
apostar por un sistema de iluminación con bombillas de bajo consumo, ya que
gastan menos y no provocan las anteriores molestias.

 


Zonas de descanso

 

Deberían existir en todas las oficinas, puesto
que propicia la comunicación entre los empleados. El feng shui recomienda
siempre poner mesas circulares ya que inducen a la comunicación. Esta zona de
descanso debería estar bien ventilada y, a ser posible, un poco alejada del
lugar del trabajo, de manera que pueda cumplir su función: que el personal
descanse y desconecte unos minutos del trabajo.

 

Es importante mantenerla lo más limpia posible
en caso de que haya cafetera, comida, etc., y también será necesario poner
esencias aromáticas naturales. Las imágenes en la pared de paisajes en calma (
bosques , montañas, playas, etc. ) ayudarán a relajar y desconectar del trabajo
durante los descansos.

 


A mitad de la Jornada

 

Si tienes la jornada partida, comes en el
trabajo, o vas a comer fuera, invierte unos minutos de tu tiempo libre para
hacer algunas de estas actividades:

 

·
Dar una cabezadita : 10 minutos de
siesta bastan para quedarte como nuevo/a.

·
Practica unos minutos de tai-chi.
Si conoces la técnica te bastarán 10 minutos para reencontrar el equilibrio y
dejar fluir la energía.

·
Ir a pasear a ritmo rápido al
parque más cercano.

·
Hacer 10 minutos de relajación o
meditación. Búscate un sitio tranquilo y aislado, cierra los ojos, haz 3
respiraciones profundas e intenta para el motor de la mente.

·
Escucha música. Busca un lugar
solitario, ponte los cascos, y durante 7 o 10 minutos concéntrate en escuchar
una buena pieza musical. Deja que las vibraciones penetren por todos los poros
de tu piel y activen todos tus sentidos.

Y ya que estamos
hablando de lograr el hogar que siempre soñaste, ¿has pensado en el feng shui?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Feng Shui
,
haciendo clic
aquí
.