Exceso de sinceridad, ¿pecado laboral?

El trabajo es un ámbito a menudo muy tentador para expresar nuestros anhelos, éxitos, frustraciones, y angustias. Pero… ¿es conveniente hacerlo?
  
  


Existen personas que hablan sobre todo tipo de
cuestiones personales con sus colegas, mientras que otros prefieren mantenerse
con reserva y a veces intriga.


¿Cuál de estas actitudes es la más adecuada? A
fin de cuentas, estos colegas del trabajo son la gente con quien pasa, por lo
menos, ocho horas del día, durante cinco días a la semana.


De hecho, usted vive prácticamente con ellos,
por lo que les dedica más tiempo a estos colegas que lo que lo hace con su
propia familia. Y por cierto, si no habla nada de nada con ellos, puede sentirse
un total ermitaño, así como algo trastornado durante gran parte del día.


¿Abierto o reservado?


Como sabemos, a lo largo de los años que se
pasan en un empleo, se comparte una gran cantidad de almuerzos, y, cuando se
trabaja horas extras, también cenas, junto a sus colegas. Muchos de ellos
también asisten a sus celebraciones y lo van a visitar cuando está enfermo o
luego de ser padre, por lo que ellos son en alguna medida otra familia.


Por cierto, eso no significa que nos alegre
revelar todas nuestras cuitas tan pronto como nos suceden, al igual que puede
suceder con nuestra familia. Tal vez esto tenga sentido por el hecho de no
querer ser presionados a tomar ciertas decisiones, o simplemente por pudor.


Sin embargo, no menos real es que siempre
existirán colegas muy cercanos, que sabemos que pueden mantener un secreto y en
quien podríamos contar en todo momento. En otras palabras, podemos no confiar en
todos, pero sí en algunos.


Pero en general, no existen muchas razones como
para compartir información personal con todos los colegas. La seguridad personal
es una de las grandes cuestiones, pues no se puede confiar ciegamente en los
colegas para mantener un secreto, aunque también está el deseo de no querer
tampoco cargar a sus colegas.


Con todo, existe gente alrededor, y todos
nosotros conocemos a alguien como ellos, que no tendrán muchos reparos en hablar
sobre usted. De hecho, más de una persona estará muy interesada en algo que
cuenta, y asumirá automáticamente que no hay nada malo con decirle a los demás
cualquier cosa que usted les confesó.


Incluso, estarán los maliciosos que piensen en
causar un daño adrede, esparciendo información. Y para el momento en que usted
averigüe que ha compartido su información con la persona equivocada,
generalmente será demasiado tarde. Pero existen también otras razones para
mantener su información personal fuera de su lugar de trabajo.


Exploremos estas razones.


No exponerse
gratuitamente


Quienes conviven con perros, saben que un perro
demostrará su sumisión ante los perros más dominantes exponiendo su vientre. De
la misma forma, cuándo uno comparte información personal, especialmente
información que da cuenta de sus debilidades, se puede estar exponiendo el
vientre a los colegas.


Si su puesto en el trabajo le requiere exhibir
fuerza y control, como podría ser en una posición de directorio, puede estar
mostrando exactamente lo contrario compartiendo cierta información. En efecto,
las decisiones e impresiones que se formen sobre nosotros en el trabajo, se
utilizarán para razones diferentes de las que las usan nuestras familias y
amigos.


Por ejemplo, una persona que podría ser
considerada para un ascenso, se beneficiaría de tener una imagen de fuerza, buen
juicio y excelente habilidades interpersonales.


En ese caso… ¿Cómo podría influir su reciente
revelación hacia sus colegas de que se acaba de divorciar de su pareja
alcohólica, que tiene temor por como encarará su vida y que está preocupado por
los pagos de su casa?


Es lógico, frente a una situación como esta,
que tal vez no podrá dormir, podrá temer estar deprimido, y necesitará el apoyo
de sus amigos durante esos duros momentos.


Pero en esta situación, sería mejor una cita
con un psicoterapeuta, o buscar en sus amigos y familia ese apoyo. Podrían
también existir colegas del trabajo que sepan de esto, quizás, pero sólo si está
seguro de que mantendrán los detalles en reserva.



Continúa en la
página siguiente

Aprende los secretos de la
etiqueta,
el ceremonial y el protocolo
con nuestro curso
gratis
.
Inscríbete ahora haciendo clic
aquí
.