Evite que la rabia y la frustración se vuelvan contra usted

La rabia, el enojo y al frustración, son emociones autodestructivas, pero que se puede aprender a controlar y revertir en beneficio propio.

Entendiendo el enojo

El enojo es una emoción, así como una reacción frente a una amenaza verdadera o percibida. Nuestra respuesta natural a esta emoción, es la rabia. Orgánicamente, aumenta el ritmo de nuestros latidos cardiacos, y podemos también sentir que las mejillas se ponen coloradas y existe un impulso de apretar las mandíbulas.

Algunas personas, pueden también responder al sentimiento de cólera dando portazos, confrontando duramente a la persona que, se cree, puede haber causado el enojo, o en estos tiempos tecnológicos, enviar un poco apropiado correo electrónico.

Aquellas personas cuyo temperamento puede más que su faceta racional, están generalmente al tanto de estas tendencias y deben tomar los pasos necesarios como para reaccionar de una manera diferente y más especifica frente a las situaciones adversas.

La importancia de controlar el enojo

Como mínimo, el enojo puede herir sentimientos. También puede hacer que un trabajador sea menos productivo en su trabajo, causando asimismo un estrés que en muchas oportunidades lleva a la enfermedad y al ausentismo. En situaciones severas, como vimos, el enojo y la rabia también pueden llevar a la violencia física.

De hecho, es cada vez más común oír casos de empleados que perdieron sus trabajos por no poder controlar este tipo de impulsos. Asimismo, el nivel de violencia en los lugares de trabajo ha estado aumentando durante los últimos años.

Por lo tanto, es fundamental, sobre todo en estos tiempos, saber como manejar su cólera antes de que sea demasiado tarde. Y esto es especialmente importante en el ámbito laboral, donde perder la paciencia puede tener como resultado el despido. Sobre todo, porque muchos saben que cuando entran en cólera, pueden tornarse muy violentos y encontrarse frente a una situación legal incómoda.

No es ninguna novedad que el enojo puede írsele de las manos. Muchas veces la cólera nos ciega y se pierde de vista, incluso, cual es el foco de ese enojo. Más de una vez habrá oído o dicho la frase “estaba loco de bronca, directamente no podía ver”.

Pero en este sentido, es esencial que aprendamos a utilizar la energía creada por nuestro mismo enojo, de una manera positiva. Sin dudas, mucho antes que permitirle que nos quite el control de nosotros mismos, deberíamos hacer que este enojo nos brinde la posibilidad de detectar lo que está mal, para así cambiarlo de una forma efectiva. 

Esto significa tornar nuestro enojo en la posibilidad de un cambio y no en agresión.

Manejando el enojo en beneficio propio

Cuándo encare una situación que le enoja, o incluso le pone los nervios de punta, es importante ser proactivo al tratar consigo mismo. Antes que permitir que la cólera nos gane, debemos obtener lo mejor de ella, para lo cual será esencial tomar los pasos necesarios como para mantener nuestro enojo bajo control. Si esto no es posible, debemos ser capaces de aceptarlo y comenzar a solucionar esta dificultad.

Frente al enojo de los otros

El enojo genera enojo, lo cual sin dudas lleva a conflictos. Por lo tanto, al momento de encarar una persona con ira, justificada o no, no sería mala idea saber, primero cómo tratar con uno mismo, para intentar calmar toda esa ira. 

Sobre todo en nuestro ámbito de trabajo, donde más de una vez debemos encarar a clientes hostiles. Es esencial recordar esto, sobre todo por el hecho de que, aunque el ataque del cliente se pueda dirigir contra usted, el objeto de su ira es probablemente la organización a la que, ante él, usted representa.

Para el caso que tenga un rol directivo en su empresa, también podría ser forzado a tratar con la cólera de sus subordinados. Nuevamente, el objeto de la cólera puede ser su organización y no su persona.

Por eso, sería muy importante que aprenda cómo determinar las causa de ese enojo, para luego poder operar sobre él y desactivarlo, de forma tal que no llegue a ser un problema mayor al que representa en ese momento.

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.