Estimulación cognitiva

Hay cosas a las que todas las personas vamos a llegar, y la vejez es una de ellas. Es inevitable crecer, pero está en ti decidir cuándo deseas envejecer…
Cuando se llega a una determinada edad hay ciertas facultades que se van aminorando.

Desde el punto de vista físico, hay muchos cambios en tu cuerpo a los que tienes que acostumbrarte.

En el marco laboral, tu actividad se detiene o disminuye. Desde lo social, las salidas dejan de ser tan frecuentes. Desde lo cognitivo por supuesto, hay ciertas facultades que van disminuyendo gradualmente.

Dentro de las capacidades cognitivas se encuentra la memoria. Es la encargada de recopilar información, guardarla y utilizarla al ser necesario. Es frecuente que con el correr de los años la memoria nos juegue en contra a veces, y es imprescindible que no dejes pasar aquellas faltas de memoria que puedes tener.

La percepción es otra capacidad a la que debes estar atento en caso de deterioro. La atención por su parte, es esencial cuando quieres aprender algo nuevo, y a medida que creces notaras una leve des mejoría, es normal.

El razonamiento te permite tomar una información adquirida ya sea de algo que sucedió, viste o te contaron, y evaluarla.

Las funciones ejecutivas son necesarias para planificar una actividad y poder llevarla a cabo.

El lenguaje es otra capacidad cognitiva a la que debemos agradecer los seres humanos. Se almacena en el cerebro y nos permite comunicarnos.

No dejes pasar aquellos momentos en los que te puedes haber desorientado espacio-temporalmente, coméntalo a un familiar o medico. Puede que ese primer episodio te permita evitar futuros.

Por último y no menos importante, se encuentran las praxias. Puede parecer una palabra rara pero no son más que la suma de todos aquellos movimientos aprendidos y realizados involuntariamente como caminar, escribir, leer, etc.