Escapada a Lisboa

Si bien no es el destino más buscado de Europa, vale la pena pasar unos días por Portugal, y conocer la belleza de su capital...
Lisboa es una ciudad llena de edificios con azulejos y pastelerías. En Portugal, los azulejos son una expresión artística, y forman parte de su patrimonio nacional.

 Desde el Siglo XVI estas piezas están presentes en todos los ámbitos.

Las pastelerías, son otra de las características de la ciudad. Se encuentran en todas las cuadras, y lo más típico es el “Pastel de Belem”.

 El lugar más recomendado para probarlo  es “La pastelería Belem.”, donde fue creado.

Lisboa, si bien es la capital portuguesa, no es una ciudad muy grande, pero su historia y su belleza hacen que valga la pena pasarse unos días.