¿Eres una compradora compulsiva?

Consejos para dejar de comprar innecesariamente y no convertirte en adicta a los centros comerciales

Shopaholics…

Ir de compras es un entretenimiento saludable cuando no se convierte en una obsesión diaria. Los compradores compulsivos son aquellos que gastan más dinero del que tienen, dedican más del tiempo normal en pensar en comprar y generalmente no utilizan jamás aquello que adquieren.

Son personas que no pueden controlarse y que para calmar la ansiedad que les genera determinado acontecimiento, compran una o varias cosas que luego no precisa.

El sentimiento de culpa que les invade tras la compra es tan grande que llegan a deprimirse
”, explica la socióloga argentina Patricia Menéndez Pardo.

Los artículos que una mujer compra con más frecuencia son zapatos, productos de belleza, accesorios. “Las mujeres compran de manera compulsiva más que los hombres.

Varios estudios demuestran esta diferencia y en general, cuando se consume de manera innecesaria lo que en realidad se desea es cubrir algún vacío, olvidar disgustos, alejar frustraciones que por un momento se calman, pero luego retoman sus fuerzas sumiendo a la víctima en una depresión que la lleva nuevamente a la compra para calmar la culpa y ansiedad.

Es un círculo vicioso del que es muy complejo librarse. El efecto que la sociedad y el mundo de la comunicación ejercen sobre estas personas es devastador ya que son altamente influenciables y débiles.

Cualquiera puede convencerlos de que necesitan absolutamente todo lo que ven difundido. Es sumamente peligroso”,
continúa diciendo la experta.

En Estados Unidos más de quince millones de personas son adictos a las compras y la mayoría son mujeres.

En España, en épocas de rebaja los centros comerciales se llenan de mujeres que compran lo que sea, aunque no sea de utilidad y en el último año las ventas han aumentado en el país ibérico más del 15 por ciento.

Perfil del comprador compulsivo o "shopaholic"

 Se impresiona fácilmente con la novedad

 Posee baja autoestima

 Fácilmente manipulable

 Problemas de soledad

 Poco autocontrol

 Depresivo/hipomaníaco

 Elevado nivel de ansiedad

Consejos para no perder la cabeza… ni el dinero

 No salir desanimada a la calle porque el estado de ánimo influye a la hora de comprar. Quienes se sienten tristes pueden tener la tendencia de comprar algo por más inútil que sea para calmar esa sensación de angustia

 Dejar la tarjeta de crédito en casa, así se podrá gastar lo que realmente se precise.

 Hacer una lista antes de salir a la calle es una buena medida para ajustarse a lo necesario

 Mantenerse firme ante un vendedor que quiere convencer de comprar lo que sea aunque no se necesite.

 No sintonizar canales de compra ni hacer órdenes de catálogo.

 Cuando surja la necesidad de comprar, lo mejor es salir a hacer ejercicio o distraerse con alguna otra actividad.

La compra compulsiva esconde un problema que se relaciona con la autoestima, algo que evidentemente está incomodando y provocando una situación de angustia y ansiedad.

Una persona adicta debe intentar encontrar la causa que provoca la situación. Profundizar y entender qué está ocasionando el conflicto es la primera manera de ponerse en movimiento para solucionar el problema que es tan grave como cualquier otra adicción y que no se acabará hasta que no se dé con la raíz del conflicto que la ocasiona”, comenta Menéndez Pardo.

Para aprender a manejar mejor tu economía y cuidar mejor tu dinero, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.