Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Encontrando al mejor perro guardián

Pocas cosas brindan más seguridad a un hogar que un perro guardián. Sin embargo, antes de adquirir uno, debería tener muy en claro qué está buscando, ya que un perro es mucho más que una alarma, y necesita una gran dosis de educación y cariño
  
  

En primer lugar, debería
saber que sería incorrecto buscar a un perro sólo para la protección de su
hogar. ¿No desea acaso que este perro sea parte integrante de su familia, con
todo el amor que él podría brindarle? ¿O solo quiere que el animal mantenga a
los intrusos alejados?

 En realidad, los perros
son mucho más que una máquina de ladrar, y de hecho insumen un gran costo de
asistencia médica, alimentación, y una gran inversión de tiempo para educarlo,
por lo que no se justifica tenerlos solo como “alarmas”.

 Por eso, si todo lo que
busca es mantener segura su casa o caja fuerte que hay en la misma, contrate a
un servicio de seguridad privada, o compre un buen equipo de alarma, pero no
piense en adoptar un perro. Esto le será mucho más barato en el largo plazo, le
insumirá menos tiempo, y sobre todo, no tendrá que hacer frente a un perro que,
a causa de no ser querido, se comportará mal y podrá agredir a sus vecinos,
amigos, o miembros de su familia.

 Una vez que tenga en
claro que desea adoptar una mascota, deberá optar el mejor su perro para su
familia y hogar.

 Según afirman los que
saben, cualquier perro que tenga un buen ladrido puede ser un buen perro
guardián. Sin embargo, el perro también deberá ser muy despierto y estar alerta
de todos los movimientos, ladrando ante cualquier persona que entre en su casa,
lo cual sin dudas disuadirá a los intrusos no deseados.



 
Desterrando mitos



 
Un error muy común en
muchas personas, es el hecho de pensar que los perros más grandes son los más
protectores. Esto es absolutamente falso, ya que el tamaño no hace una
diferencia en esta cuestión. Los perros deben absorber muchas cosas para
desarrollar una personalidad guardiana, o, en otras palabras, el perro es lo que
uno hace de él, y no lo que su raza hace de su tamaño.

 También es muy importante
que sepa querer y cuidar a su perro. Un perro bien querido, crecerá siendo un
perro obediente y simpático, y por lo tanto se convertirá en el animal favorito
de la familia. Al sentirse especial, este perro estará dispuesto a hacer todo lo
que sea para mantenerlo feliz, sin importar cual es su tamaño. En cambio, un
perro que es descuidado, abusado, o maltratado de otro modo, crecerá siendo un
animal inestable y peligroso, que a la postre necesitará de protección, antes de
darle la protección que usted busca.

 Otro error muy común para
una gran cantidad de potenciales tenedores de perro guardianes, es el hecho de
pensar que si se desea educar a un perro para proteger un hogar, se debe buscar
a algún amaestrador que críe perros agresivos.

 En efecto, tener un
perro con un mal temperamento, es el primer signo de que usted tendrá problemas
en el futuro. Un perro con un temperamento desagradable rápidamente se
convertirá en una gran responsabilidad para su persona, ya que el mismo será un
potencial peligro tanto para todos los que se acercan a su casa (familiares,
amigos, vecinos) como para algún miembro de su familia. Lo qué realmente se
necesita, es un perro con un temperamento firme pero constante y predecible, es
decir uno que responda bien a las órdenes, y está ansioso de complacer a sus
dueños.