En busca de la solución: la técnica DO IT

Una técnica para pensar con creatividad hacia la resolución de problemas.

Resolver problemas es una de las tareas que realizamos más frecuentemente a lo largo de la vida. No por eso resulta más sencilla. Sin embargo existen recomendaciones que se pueden adoptar para acercarse más y mejor a la resolución de conflictos.

La técnica llamada “DO IT” (hazlo, en inglés) ha sido descripta por el escritor Robert W. Olson, en su libro El arte del pensamiento creativo, en el que detalla exhaustivamente los procesos que pueden ser útiles para dirigir nuestro pensamiento hacia soluciones certeras.

El nombre de esta técnica, DO IT, está basado en la siguiente abreviación:

·         Definir

·         Abrir (en inglés, Open)

·         Identificar

·         Transformar

Estas cuatro palabras ordenan un procedimiento que pone énfasis en la necesidad de definir los problemas, abrir la mente hacia varias posibles soluciones, identificar la mayor solución y transformarla en una acción efectiva, funcionando así como un catalizador. A través de estas palabras clave el autor intenta explicar cada uno de los siguientes pasos:

Definir

§         el enfoque mental, la identificación del problema;

§         hacia dónde debe dirigirse el pensamiento;

§         la elasticidad de la mente en busca de la mejor solución.

Abrirse 

§         al propósito hacia el cual dirigir la mente;

§         a la capacidad de sorpresa;

§         a la libertad mental;

§         a la capacidad de síntesis del pensamiento.

Identificar

§         la integración mental y emocional;

§         el fortalecimiento y consolidación de los pensamientos.

Transformar

§         el pensamiento en una acción que resuelva el problema.

Un mecanismo eficaz

Problemas por aquí, problemas por allá. Los conflictos se multiplican por doquier. Problemas en el trabajo, con el jefe, con los empleados, en la casa, con los chicos, con la pareja, con uno mismo.

En primer término es necesario tener en cuenta que no se es el único ni el último a quien lo acecha un inconveniente y que la cuestión no es ni la única ni la última que habrá de quitarnos el sueño.

Relajarse y procurar individualizar el problema para poder hallarle una pronta y verdadera solución. Esa es la meta. De nada sirve “patearlo para otro costado” o “esconderlo debajo de la alfombra” esperando a que la mágica solución llegue de otro mundo.

La técnica del DO IT puede ser utilizada efectivamente tanto para la resolución de una cuestión rápida e independiente así como un proceso cuando problemas muy importantes y dificultosos deben ser resueltos.

Ha sido diseñada para acelerar y fortalecer la natural y creativa habilidad de todos los seres humanos para resolver problemas y estimular un gran número de buenas y diversas ideas para la solución de los inconvenientes.

Por escrito se piensa mejor

Plantear el problema por escrito es una de las propuestas. Definirlo cuidadosamente permite estar seguros de que realmente estamos resolviendo esa cuestión y ayuda a comprometer el nivel conciente y el inconsciente de la mente con ella.

Por eso, llegó el momento. Tenga claro que los problemas existen y decídase a poner en marcha las siguientes recomendaciones de acuerdo a los diferentes niveles de la técnica.

§         Pregúntese por qué los problemas existen. Ayuda a identificarlos mejor y darles la importancia que merecen.

§         Trate de subdividir la dificultad en otras más pequeñas. Permitirá ajustar la visión de la cuestión.

§         Escriba al menos tres planteos a través de palabras clave del problema objetivo. Seleccione la combinación de palabras que mejor representa el preciso problema que se desea resolver. Utilice estas combinaciones para escribir un nuevo y más optimista planteo de la dificultad.

§         Realice una lista con las metas, objetivos y criterios con los que la solución del problema puede ser satisfecha. No olvide de pensar en los obstáculos que podrían aparecer. Entonces, sea flexible con esas metas y escriba algunas ideas que puedan resultar estimulantes.

 

Una vez que el problema ha sido identificado es el momento de quedarse con el planteo más optimista del problema. Y abrirse a considerar algunas ideas que brinden soluciones. Para ello:

§         Deje de lado los prejuicios en las ideas generadas durante el paso anterior. Haga una lista con las nuevas ideas que estén en su mente.

§         Pregunte a otras personas con diversas formaciones, conocimientos y capacidades por soluciones para su problema. Utilice sus soluciones sólo como disparadores de sus propias ideas.

§         Tome nota también de ideas ridículas y graciosas. Utilícelas para hacer más razonables las posibles soluciones.

§         Estimule pensamientos forzando similitudes entre su conflicto y cosas que no están lógicamente relacionadas con su problema. Escriba objetos, dibujos, plantas o animales y haga listas con sus características detalladas. Utilice esas características para generar ideas que se vinculen con la resolución de su problema.
 

Más cerca de la solución

Parece trabajoso pero no se desanime. En la búsqueda de las soluciones se proponen ideas que deben ser descartadas. Resalte los mejores planteos generados en los pasos anteriores e identifique la mejor solución. Modifíquela hasta que se sienta listo para transformar esa idea en acción. Para esto, pueden resultarle útiles estos consejos:

 

§         Revea las metas, objetivos y criterios y confíe en su propia capacidad para seleccionar la mejor idea del resto de las resaltadas.

§         Haga una lista con los aspectos negativos de su idea. Sea exigente. Y luego trate de positivar esos aspectos para modificar la solución reduciendo las características negativas.

§         Exagere las peores y las mejores potenciales consecuencias que podrían resultar de implementar su solución. Modifíquela para minimizar las malas y optimizar las buenas.

Un final feliz

Una vez que todos los pasos han sido transitados –definir, abrir, identificar- todo parece más fácil. Sin embargo la transformación cuesta. Como todo cambio produce un quiebre que no siempre resulta dichoso transitar. Aún cuando se salga enriquecido de ella.

Antes de eso procure escribir cuidadosamente la idea final para poder transformarla en acción. Pero proceda a la transformación cuando se encuentre lo suficientemente positivo para lograrla. Sepa claramente cuáles serán sus pasos y así esquivará los temores para llegar victorioso a la cima.

 

La técnica del DO IT brinda una ayuda para resolver creativamente todo tipo de problemas pero es usted el que deberá transformar sus ideas en soluciones.

Y recuerde que todos los problemas tienen solución, menos la muerte.