EMDR, una nueva alternativa en tratamientos psicológicos

La EMDR (acrónimo en inglés de movimientos oculares de desensibilización y reprocesamiento) es una técnica psicoterapéutica que se ha demostrado sumamente eficiente para tratar diferentes trastornos producto de experiencias traumáticas en la vida de las personas, entre otros : guerras, asaltos, desastres naturales, o incidentes traumáticos en la infancia.

En el caso del Trastorno de Estrés Post Traumático (TPET), el método EMDR se ha mostrado, a través de distintos estudios científicos, como un método rápido y efectivo.

También se aplica EMDR para aliviar la angustia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

Cómo fue descubierta

En 1987, la doctora en Psicología Francine Shapiro, investigadora "Senior" en el Mental Research Institute en Palo Alto, California, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia vinculada a los pensamientos negativos.

Para medir la eficacia del EMDR inició una investigación (1989) con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y con víctimas de abuso sexual, y comprobó que la nueva técnica reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Stress Postraumático en estos sujetos.

La doctora Shapiro recibió, en 1994, el “Premio a la Destacada Consecución Científica en Psicología” otorgado por la Asociación Californiana de Psicología.

Hasta hoy, cerca de 20.000 terapeutas han sido instruidos para utilizar este tratamiento sólo en los Estados Unidos, y muchos otros lo practican en Europa y Latinoamérica, y se calcula que ya han sido atendidas con éxito más de un millón de personas aquejadas de diversos traumas emocionales, en todo el mundo.

Cómo funciona

El método descubierto y desarrollado desde 1987 por la doctora Francine Shapiro consiste en usar estimulación bilateral en un protocolo especial, permitiendo la desensibilización de las situaciones traumáticas, reintegrando los fragmentos sensoperceptivos depositados en la memoria, permitiendo una resincronización de los hemisferios, lo que provoca la desaparición de la sintomatología y restablecimiento de los recursos de los pacientes, a partir del reprocesamiento de la información.

Al mismo tiempo esto permite lograr una corrección cognitiva, permitiendo un cambio de sentido de la experiencia dolorosa del pasado, permitiendo una respuesta mejor adaptada a las realidades del presente.

La metodología cuenta con ocho fases y varios elementos de procedimiento.

Estudios recientes tienden a demostrar que EMDR funciona reintegrando la información de una manera análoga a los mecanismos neurofisiológicos de la fase REM ( Rapid Eye Movement) del sueño.

Varias investigaciones científicas han demostrado que EMDR es altamente eficaz como recurso psicoterapéutico. El prestigioso Journal of Consulting and Clinical Psychology publicó una investigación hecha por Wilson, Becker y Thinker, en la cual se demostró que personas que sufrían TPET –Trastorno de Estrés Post-Traumático- mejoraban significativamente con el tratamiento de EMDR. Quince meses después todavía se mantenían los mismos resultados satisfactorios.

¿Es EMDR compatible con otras terapias?

EMDR es un método que puede ser incorporado a otros métodos psicoterapéuticos, para ampliar la eficacia de sus recursos, o puede ser utilizado como forma única de atender a un paciente determinado.