Embarazo y homeopatía

embarazadabanner336x280
A las consultas del homeópata acuden con mucha frecuencia mujeres embarazadas preguntando si el tratamiento podría llegar a producirle algún daño a su bebé. Por ello es muy importante dejar aclarados algunos conceptos que vale la pena no olvidar jamás.
  
  

Las experiencias son codificadas principalmente bajo tres modalidades<br /> básicas

 

¡¡JAMÁS

UN TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO CAUSARÁ DAÑO NI A LA MADRE NI AL BEBÉ!!

Cuando
la gestación comienza, se inician con ella una serie infinita de procesos que
culminan con la formación de un nuevo ser cuyos órganos y sistemas deben
contar con un
funcionamiento y una integridad imprescindibles para el largo camino de
la vida.

De la armonía y del equilibrio de esos sistemas depende el que la vida
de ese milagroso ente individual goce de una plenitud existencial, espiritual y
física duraderas.

Junto a los elementos genéticos que recibe de sus
progenitores, la
criatura por nacer suele heredar también toda una serie de predisposiciones que
sus padres a su vez heredaron de sus ancestros respectivos.

Estas señales transmitidas a través de los genes, pueden afectar en
mayor o menor grado algunas de las etapas del crecimiento y evolución futuras,
aún cuando hubieren transcurrido la primera infancia, la pubertad, la
adolescencia o incluso la madurez.

Tarde o temprano harán su aparición lo que en Homeopatía
denominamos
MIASMAS HEREDADOS (enfermedades heredadas o debilidades del terreno personal).

Es muy frecuente ver distintos tipos y grados de alergias en varias
generaciones sucesivas de una misma familia, como así también familias con
tendencia a la diabetes, a distintos tipos de cáncer y a las enfermedades
cardio
vasculares, entre otras.

Es aquí donde la Homeopatía encuentra su campo favorito de acción,
dado que es justamente durante el embarazo cuando la madre se vuelve más
susceptible para responder a la medicación infinitesimal, y a través de ella
se logra cortar la cadena de transferencia de importantes cantidades de toxinas
hereditarias (representativas de las enfermedades sufridas por los antepasados
), y es notable poder comprobar cómo el niño de esta forma “preparado”,
nace bien constituido, a término y llamativamente sin lesiones orgánicas
hereditarias.

¿
Los bebés lactantes, pueden recibir tratamiento homeopático?

Si
un lactante necesitara algún tipo de tratamiento, lo más acertado y de mejores
resultados consiste en suministrarle a la madre el remedio que necesita su
hijito, ya que éste lo recibirá a través de la leche materna, y en aquellos
casos en que la madre no le esté dando de mamar, se le proporcionará la
medicación al bebé disuelta en la leche del biberón.

Si
quieres conocer las hierbas medicinales y cómo
usarlas para la preservación de la salud y la belleza en forma natural
,
inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Hierbas
Medicinales
, haciendo clic
aquí
.