Elija el mejor horario para hacer ejercicio

Algo fundamental para comenzar y mantener cualquier rutina de ejercicios, es elegir el momento apropiado del día en que los realizaremos. Aquí, algunas sugerencias para que pueda elegir el más apropiado para su personalidad

Todos sabemos la importancia que tiene el ejercicio para el control general de la salud y del peso. A todos nos gustaría poder mantener cierta rutina de ejercicios, aunque solemos pensar que no disponemos del tiempo necesario para hacerlo.

En efecto, los beneficios que, sabemos, nos proporciona el ejercicio, no son suficientes como para motivarnos a realizar una completa rutina. Sin embargo, para la mayoría de la gente, simplemente basta con poder desarrollar un hábito, e incorporar esta actividad como parte de su rutina diaria.

Por esto mismo, es fundamental encontrar el mejor momento, dentro de nuestro día, para que el ejercicio no se nos transforme en una interferencia.

Mañana, mediodía o tarde

En primer lugar, debemos saber que los tres mejores momentos para hacer actividad física, pueden ubicarse solamente en la mañana, el mediodía o la tarde.

En algunos casos, lo ideal será el mismo mediodía, ya que es la hora que muchos oficinistas tienen para comer. De esta forma, se puede canjear una comida pesada y sedentaria, por una buena dosis de actividad física, y un almuerzo con más líquidos y menos comida.

Una desventaja del ejercicio durante el mediodía, es el tiempo que se requiere para cambiarse  la ropa de entrenamiento, y tomarse una ducha luego de finalizar. Estos problemas son muy frecuentes en la mayoría de las personas, y si, luego de una prueba, siente que no podrá lograrlo, deberá empezar a pensar en la mañana o en la tarde.

¿Cómo se puede decidir entre estos dos momentos? La mejor manera de hacerlo, es conocerse a sí mismo, y saber si se está más activo en la mañana o en la noche. ¿Se siente realmente motivado y listo para entrenar apenas se levanta, durante las primeras y tempranas horas del día?

¿O se siente más enérgico y estimulado luego de un tenso día, en el que desarrolló todo tipo de actividades? Saber contestar estas preguntas, será fundamental para que pueda mantener una rutina de ejercicios, ya que toda su actividad física se verá grandemente beneficiada si se la realiza en el momento más apropiado para su persona.

No existe una respuesta única, ya que ambos momentos dependen de la vida y personalidad de las diferentes personas, y se les puede encontrar pros y contras. Por la mañana, por ejemplo, uno no tiene que preocuparse por sucesos inesperados que puedan dificultar o incluso interrumpir sus planes de ejercicios.

Sin embargo, muchas personas necesitan utilizar las primeras horas del día para hacer sus proyectos y actividades, y no están lo suficientemente enérgicas sino hasta el final del día, cuando han acumulado tensiones y necesitan “descargarlas” del algún modo. Ejercitar por las tardes, es la mejor opción para este tipo de personas. Otra ventaja de ejercitar por la tarde, es que ayuda a promover un mejor sueño durante la noche.

Probablemente, usted ya debe saber si es una persona de mañana o una persona de tarde. Utilice estas características a su favor, para ayudarse a comenzar y a mantener un programa de ejercicio.

Para el caso de que no sepa si prefiere la mañana o la tarde, intente ejercitar, durante una semana por la mañana, y, en la semana siguiente, hágalo por la tarde. Esté muy atento a cómo se siente durante estas sesiones, y rápidamente se dará cuenta de cual es SU mejor momento para realizar los ejercicios físicos.

Una vez que haya decidido si es la mañana, el mediodía, o la tarde, su momento más apropiado, comprométase con los tiempos elegidos. Tómelos como cualquier otra cita que deba estar obligado a cumplir, y tendrá las mayores chances de lograr todas las ventajas que brindan el efectuar un ejercicio regular.