El Tabú de la Menstruación

¿Quién no tiene una hija, sobrina o vecina a la que vemos padecer la llegada de su ciclo menstrual cómo una maldición y no tenemos forma de ayudarla?

¿Cuántas veces lo hemos padecido y vivido así y no hemos recibido ninguna respuesta que nos calme?


Cuántas veces hemos consultado profesionales de distintos sistemas médicos (alopatía, homeopatía o cualquier otro, incluso desde el psicoanálisis) y la respuesta es: “ pero no le des bolilla…” más esto no calma ni atenúa la experiencia negativa.


Cuántas veces hemos visto las publicidades televisivas que proponen livianamente “olvídate” y que sólo logran reforzar que la experiencia femenina de sangrar es, por lo menos, incómoda, sucia, problemática y lo que es peor amenazante y peligrosa para el entorno conyugal, familiar y laboral.


Dicen o incluso decimos ”¡Hoy no me des bola, estoy hormonal” Esto en el mejor de los casos en los que no aparecen dolores tan fuertes que nos voltean en la cama o expresiones más graves cómo dismenorreas, endometritis, quistes, tumores y todo tipo de materializaciones físicas que expresan la profunda herida femenina.

 

Es muy notorio que la medicina nombre cómo “síndrome”a todos los sucesos pre y menstruales y que, contradictoriamente, los llame normales, lo que expresa que es” normal” que una mujer antes y durante su sangrado se ponga un poco enferma.

 

Esto me hace pensar en el desconocimiento, el abandono social y el mandato cultural negativo que pesa sobre los procesos biológicos naturales del cuerpo y de todo el ser femenino.

 

He escuchado a cientos de mujeres que al llevar éste tema a sus espacios psicoterapéuticos reciben cómo respuesta que esto “les” sucede a causa de no estar cómodas con “su ser mujer”. Incluso éste discurso también se hace oír desde las terapias alternativas o New Age.

 

Pero, ¿cuál es el origen y la cura para ese mal-estar por ser mujer?

 

Al carecer de instrucción y acompañamiento emocional para toda la experiencia femenina, y en especial la de sangrar, es lógico que estemos incómodas, en conflicto y con los mandatos culturales pesando sobre nosotras.

 

Esto también se observa no solo con relación al sangrado regular sino a todos los portales iniciáticos femeninos: la menarca, la iniciación sexual, la maternidad y la menopausia.

 

Bueno, sepamos que esto sucede a causa de lo recién dicho: pesan fuertes mandatos culturales que negativizan lo que hoy llamamos “lo femenino” y que culpan a la mujer de vivirlo cómo una mujer, es decir de vivir cíclicamente.

 

Y dejaré para otro artículo lo que dicen las religiones sobre el fluido mensual femenino!

“Sangras porque es una maldición” es la contraparte del “Parirás con dolor”.

 

Aunque detrás de una apariencia progresista en nuestra sociedad moderna menstruar es una interrupción en las actividades cotidianas, una irrupción molesta que, en el mejor de los casos, solo altera la comodidad y, en el peor, no nos deja mover de la cama.

 

Pero seguimos sin saber qué pasa y por qué.

 

Y lo que pasa es que todavía en nuestra cultura hipertecnológica sangrar sigue siendo un tabú: es incomodo, doloroso, trae problemas, es peligroso, sucio y contaminante, altera la vida sexual y, por lo tanto, debe disimularse, y si es posible, se debe anular todo rastro en la vida social, en la intimidad de la pareja, en la familia y sobre todo en el trabajo.

 

Este mandato cultural que acatamos obedientemente, que no cuestionamos, que se ha instalado hace tanto tiempo ya que lo asumimos como regla natural de convivencia, es una pauta social típica de sistemas culturales en los que está establecida la superioridad masculina y la inferioridad femenina, en las que es necesario reprimir y controlar la sexualidad femenina que es vivida cómo impura y amenazante.


¿Por qué temor, dolor, pena, pérdida, vergüenza y ocultamiento son sentimientos internalizados y asociados a la experiencia femenina de sangrar? ¿Qué motivos hay para que esto sea así?

 

¿Podríamos imaginar un sangrado sin ésos sentimientos? ¿Cómo podría cambiar esto nuestras vidas concretas y la de nuestro entorno?

 

Si logramos liberar el ciclo femenino de aquella interpretación conservadora, y a cambio recibir la información adecuada (no sólo biológica, sino también emocional, psicológica, energética y espiritual) recuperaremos el equilibrio, el objetivo, el confort y la honorabilidad de la experiencia cíclica femenina en todas sus estaciones.

 

Quisiera que tomemos conciencia de las diferentes energías femeninas, que se movilizan en cada uno de tus ciclos menstruales y en cada una de las frases de tu vida cómo mujer, repito: menarca, iniciación sexual, ciclicidad regular, maternidad, y menopausia.

 

Aspiro a que recuperemos el valor positivo de la ciclicidad femenina y a reconocer su fuente sagrada.

 

A celebrar conscientemente la llegada de nuestra sangre y de todas las etapas que se experimentan a lo largo de la vida.

 

Porque es el modo en el que nuestros cuerpos se alinean con nuestro corazón, mente y alma, como una pausa necesaria para recordar lo que hemos crecido, lo que hemos cosechado, lo que se ha muerto, la posibilidad de contar las cicatrices de las batallas y los logros obtenidos.

 

Debemos mirar, oler, sentir, meditar sobre el valor de nuestra sangre, devuelve el valor perdido de virtud porque ella simboliza, no solamente que hemos nacido pasando a través de un canal de parto, que hemos sido iniciadas/os a la vida, ungidos por esta sangre, sino que estamos transitando esta dimensión humana.

 

Y, además, es nuestra sangre la que nos instruye en la metafísica del poder femenino.


Y si quieres vencer tus miedos y mejorar tu  autoestima y calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"