El repujado de estaño

Un arte que permite enriquecer cualquier pieza por más sencilla que sea, dándole un toque distinto.

El estaño

El estaño fue uno de los primeros metales conocidos y usados por el hombre. Es el más fusible de los metales, no se oxida con el aire y no es tóxico.

De color blanco plata, es sumamente maleable y permite la realización de numerosas técnicas. El arte del repujado en estaño ha alcanzado un desarrollo importante en numerosos países como España y México.

En el mercado se lo encuentra en láminas de diferentes grosores que sirven para realizar distintas técnicas, como el forrado, perfilado, esgrafiado y repujado.

Al ser un material maleable es muy noble para ser trabajado por personas que recién se inician en el arte del repujado.

Técnicas

1.-Forrado

Se pueden forrar todo tipo de materiales como madera, vidrio, bizcocho, plástico, etc. El estaño se adapta perfectamente a los relieves de cualquier pieza.

2.-Esgrafiado

Es una técnica muy sencilla. Se calca el diseño y se realizan diferentes dibujos sobre el fondo que dan la sensación de estar repujados.

3.-Perfilado

Es una técnica básica para lograr luego un buen repujado. Consiste en realizar líneas muy finas, con relieve, que luego permitirán levantar el volumen deseado o contener la pintura, o la aplicación de una piedra.

4.-Repujado

Es la técnica por excelencia para realizar con el estaño. La maleabilidad de este metal permite realizar diseños con muchos detalles y grandes relieves.