Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

El juego es conocimiento

Dejarlo jugar es el mejor regalo que puedes hacerle a tu hijo…
  
  



El juego es conocimiento

Los
vínculos están cambiando en la velocidad de las nuevas invenciones de la
tecnología. El rescate de los métodos antiguos se hace necesario para la vuelta
de la alegría, de la salud física y mental, y de las relaciones sanas entre
padres e hijos.

 

Niños que
juegan más, son más listos, creativos, flexibles, hábiles y se adaptan a la
realidad de la vida. Su desarrollo lingüístico es más avanzado y tienen más
éxito en las tareas escolares, comparten más, son menos agresivos y se
relacionan mejor con sus madres.

 

En el
mundo cada vez más virtual, la frase del psicólogo británico John Richer pasa a
ser más valorada por los educadores, psicólogos, pediatras y profesores, que
desean compartir con los padres el mismo pensamiento.

 

Nunca el acto de “JUGAR”
fue tomado tan en serio como hoy día. Y, en ese caso, no son buenos los juegos
electrónicos sino los que fueron olvidados, así como el


ensuciar

el cuerpo
en la arena, tener una mascota, caminar sin zapatos…

 

Según el
FORO DE DESARROLLO DEL NIÑO – Aprendizaje SÍ, Aislamiento NO
– promocionado por el Instituto Unilever, jugar como en la antigüedad es el
secreto para preparar mejor a los jóvenes en todos los sentidos.

 

Los juegos al
aire libre, con los pies descalzos y el contacto “saludable” con las bacterias
del medio ambiente, van a fortalecer el sistema inmunológico del niño. Los
chicos necesitan tener experiencias.
Al jugar, ellos reconocen sus propios
límites y descubren el significado de las cosas.

 

Según las
propagandas en las campañas donde leyes y publicaciones prohíben el trabajo
esclavo infantil, los niños deberían disponer de tiempo suficiente para jugar
libremente. Desafortunadamente, en el mundo entero, hay millones de personitas
que trabajan como si fueran adultos para ayudar a sus padres.

 

Cómo
pueden crecer y progresar sus aptitudes si trabajan en situación de esclavitud
durante todo el día y, por la noche, ya cansados, van a la escuela (NO TODOS),
que por lo general están ubicadas muy lejos de sus casas.

 

Está
probado científicamente, que los niños que juegan desarrollan más neuronas,
aprenden a convivir con los otros y a vivir mejor.

 

La
familia y la sociedad deben levantar sus banderas y luchar por un lugar más
digno para sus hijos.

 


NUNCA ES
TARDE PARA CONSTRUIR UNA SOCIEDAD MÁS HUMANA, SIN DISCRIMINACIÓN, PRIVILEGIOS O
COMPETENCIA.

Y
si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos
inscribirte ahora en nuestro curso gratis de
Superación Personal
, haciendo clic
aquí
.