El finasteride (Propecia), ¿vuelve aceitoso el cabello?

  
  

Las glándulas
sebáceos de los folículos pilosos están reguladas por un sistema complejo que
incluye a los andrógenos, y que están particularmente estimulados por la
testosterona y el DHT que incrementa la producción de aceite. 

Por ejemplo, en
un estudio que investigaba la producción oleosa de las glándulas sebáceos en el
acné, una dosis de crema con testosterona al 2% fue aplicada a la
frente de ocho muchachos por 6 semanas. Tres de ellos mostraron un 15% de incremento
de excreción sebácea, tres no respondieron y los otros dos mostraron una respuesta
intermedia.  

Las glándulas
sebáceos son sensibles
a la testosterona directamente y no necesitan ser estimuladas. Por ejemplo, un hombre con una
deficiencia genética en la 5 alfa reductasa, la enzima que convierte la
testosterona a DHT, puede aún tener un funcionamiento normal de sus glándulas sebáceas
a pesar de no tener DHT. 

En suma, los andrógenos aparte
de la testosterona y DHT, pueden afectar la actividad de las glándulas sebáceas.
 

El
finasteride (Propecia) sólo inhibe al tipo II de la enzima 5 alfa reductasa.
Mientras que es el tipo I la enzima activa en el acné y las
glándulas sebáceas y su secreción. Y si bien el finasteride produce una
reducción de la conversión de la DHT a través del tipo II, existe
aun un nivel importante del tipo I en el folículo. 

Más
aún, las células ricas en
lípidos de las glándulas sebáceas están en áreas  de actividad preferente del tipo I 5 alfa
reductasa.  

Finalmente,
Propecia bloquea la
conversión de testosterona a DHT, entonces con la reducción de la conversión,
la testosterona en sangre se
incrementa. Como las glándulas sebáceas son sensibles a los niveles de
testosterona,
tanto como el DHT, a veces existe un incremento en la producción sebácea cuando se usa propecia.