¿El dinero no importa?

Muchas veces escuchamos de alguien que dice que el dinero no le interesa, o que lo material no es lo importante. Aunque parezca paradójico, lo más probable es que se trate de pensamientos en el fondo muy egoístas…

Una persona no está separada
de su parte material, es más, sin su materia no podrías vivir.

 

No hay más que a esas
personas que insisten en ser muy “espirituales” y que dicen que el dinero no es
importante y a veces agregan que “no quieren ser ricos” porque no les hace
falta, simplemente preguntarles

 

¿No te gustaría educar a
algunos de los niños pobres que son muy inteligentes, o darle una operación al
cerebro a esa persona que no puede acceder a la medicina moderna por falta de
medios?

 

¿Y si aún somos menos
egocéntricos y pensamos en un hospital para tal o cual enfermedad, o una oficina
gratis de abogados que lleve la Justicia a quienes hoy no tienen acceso o
construir hogares cómodos luminosos, modernos para los ancianos que ya no tienen
otra oportunidad y qué me dices de tanto animalito mal tratado o enfermo?

 

La verdad es que cuando se
tiene dinero, las ocasiones de ayudar a otros no faltarán, pero si el dinero se
tiene para sólo encapricharse comprando cosas, bueno, eso quiere decir que la
persona que no quiere dinero porque no va a ser feliz, es una persona muy
ególatra que se sabe débil y que dinero la llevará cuesta abajo pues no tiene
deseo de usar el dinero para ayudar a otros.


El dinero es una energía
maravillosa que puede ser utilizada para hacer mucho bien. Como toda energía,
no tiene calificación, no es ni buena ni mala, es la persona con su intención y
su actuar quien le da la calificación.


Son años y siglos de
enseñanza errónea respecto del dinero: “el dinero no hace la felicidad”, “los
ricos son malos”,”para ir al cielo hay que ser pobre, “los pobres se ríen
más”,… en fin, hay tanta frase repetida que se escucha, que van sumando
energía negativa a la conciencia colectiva para mantenernos equivocados.


Hay gente mala rica, también
hay pobres malos.

Hay gente inteligente pobre,
que podría tener una vida mucho más feliz con dinero.

Hay pobres malos que con
dinero serían peores aún.

Hay pobres buenos, que
tendrían que tener mejor autoestima para dejar de ser pobres.

Hay gente rica mala que no ha aprendido nada y que están
dejando mucha tarea pendiente.


Y, esta frase es muy sabia,
“no hay nada que puedas hacer sin dinero que te haga feliz, que no puedas
hacerlo también con dinero”.

Como por ejemplo: respirar aire del campo, reir con
tus hijos o sobrinos, observar las aves del cielo, comerte un exquisito plato
de comida casera, ayudar a un amigo… etc.


Es hora de ir cambiando
nuestra percepción de las cosas, vivimos en una época en que los viejos esquemas
se están cayendo solos y la percepción del dinero es una de ellas, no hay que
temer del dinero sino más bien pedir ayuda a quien sea nuestra concepción de la
divinidad, para invertirlo en obras de amor y que sea un puente para una vida
mejor y más feliz.



Para aprender a manejar mejor tu
economía y
cuidar mejor tu
dinero
, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de
Administración y Economía del Hoga
r, haciendo clic
aquí
.