El dilema de los maridos celosos

Diviértase con estos juegos de ingenio y de paso ayude a los maridos celosos a cruzar el río.

Los maridos celosos

Tres hombres, viajando con sus esposas, llegaron a un río. Allí, encontraron un barco que solo podría llevar a dos personas al mismo tiempo (y necesitaba siempre al menos una que lo condujera).

Como todos los maridos eran extremadamente celosos, ningún marido quiso que su mujer se quedase con otro hombre, a menos que él (su marido) estuviera presente. ¿Cómo cruzaron el río?

(Pista: Cada hombre tiene una esposa y cada mujer tiene un marido)

En el banco

Una mujer fue a visitar a su asesor bancario junto a su hija. El asesor le dijo a la madre que su hija podría permanecer con su asistente durante la reunión. Cuando la mujer y su hija se fueron, la persona que trabajaba como asistente le comentó a una secretaria: "la pequeña era mi hija".

¿Cómo es posible?

La operación

Un hombre llevó de emergencia a su esposa a un hospital. El doctor decidió operar a la mujer inmediatamente. Le dijo también al marido que, sobreviviera o muriera la esposa durante la operación, él cobraría $1.000. Finalmente, la mujer no sobrevivió y el marido no pagó absolutamente nada.

¿Por qué no?

Soluciones