El ciervo de la orgía

Ciervo con salsa madeira hecha con jalea de grosellas, peras rellenas con arándanos, hongos a la crema y fideos a la manteca
  
  


Ingredientes

(para 8 personas)

         
8 medallones de ciervo de 150g aprox. c/u y 3cm de espesor.

         
230ml de vino tinto (malbec)

         
30g de manteca (mantequilla)

         
2 cucharadas de cognac (opcional)

         
1 cucharadita de kümmel

         
1 cucharadita de piment gans o pimienta de jamaica


Procedimiento

Los medallones
necesitan poca cocción, sino se tornan duros dada su alta fibrosidad, por lo
tanto preparemos antes la guarnición.

Marinar los
medallones 2 horas en el vino tinto y las especies, mientras se marina preparar
las guarniciones o intercambiar caricias con algún amante, esto ayudará a
cargarte más de erotismo en la preparación de este plato y si le propones
comenzar a cocinar jugando entre ambos puede que resulte algo muy gratificante o
corras el riesgo de que se queme toda la comida.

Los medallones
se doran de ambos lados en un sartén o paila con la mantequilla (si usas
mantequilla clarificada es mucho mejor), antes de cocerlos debes secarlos de la
marinada y luego se mantienen calientes en el horno caliente a fuego muy suave o
apagado luego de estar bien caliente. Se le agrega el cognac y se enciende para
cocinar de forma muy lenta por 20 minutos.


Fideos a la manteca

O compras
tallarines hechos o te metes en la cocina a disfrutar con la harina, es
aconsejable no hacerlo solo/a y en lo posible no utilizar ropa salvo lo
indispensable, si eres tímido/a…

         
450g de harina

         
3 cucharadas de harina extra para amasar más la necesaria para
desparramar por ambos cuerpos…

         
2 huevos grandes

         
½ cucharadita de sal

         
150ml de crema

         
1 cucharada de aceite

         
2 cucharadas de manteca (mantequilla) derretida)

Cernir la
harina y la sal, colocar en forma de corona, romper los huevos, no, no, esos
no…, esos resérvalos…., bueno, añade la crema, revuelve con cuchara de madera o
tenedor, si todavía no estás sobre la mesa amasa la masa, añade más harina si es
necesario hasta obtener una masa suave y elástica, ponla en una bolsa de
plástico y colócala en la heladera una hora… Glup!, ¿qué, que haces en toda esa
hora…?, ¿para que crees que es la harina sobrante?, y sí, amasa, sigue amasando
esa piel hasta que no aguantes más de ganas de saber como de ricos saldrán esos
tallarines… Pon algo de ti también en la receta.

Divide la masa
en tres partes iguales, enharina una tabla o mesa de madera y extiende en forma
rectangular en una capa muy delgada, aproximadamente de 30cm de largo, 15 cm. de
ancho y muy delgada, déjala orear, las abuelas lo hacían sobre las sabanas
limpias, sobre la cama, no te lo recomiendo estando con un amante…, utiliza el
respaldo de una silla, ¡para la pasta!,  enrolla y corta dándole ½ cm. de ancho
a cada corte, estira luego y coloca sobre el respaldo de una silla o en un palo
de escoba entre dos sillas, deja que repose ½ hora para que se sequen un poco.

Haz lo mismo con toda la masa, enrolla los tallarines alrededor de los dedos
formando nidos y cúbrelos con una servilleta liviana humedecida (eso luego de
orearlos antes media hora), tapados con la servilletas los tendrás el tiempo que
sea necesario antes de cocinarlos.

En una
cacerola con agua, sal y un chorrito de aceite, cuando rompa en hervor, colocar
los tallarines 3 a 4 minutos hasta que estén tiernos, “al dente”, escúrrelos y
adereza con manteca (mantequilla) derretida. Sírvelos espolvoreados de pimienta
negra o un mix de pimientas.


Para las peras con arándanos

         
125 g de arándanos

         
2 cucharadas de azúcar

         
1 cucharada de agua

Lavar los
arándanos y cocinar 20 minutos con el agua y el azúcar, sacar del fuego antes de
que se abran.

         
8 peras pequeñas

         
agua (cantidad necesaria)

         
2 cucharadas de vino tinto

         
2 cucharadas de azúcar

Pelar las
peras y ponerlas en una cacerola con el azúcar, el vino y agua hasta cubrirlas
casi totalmente, cocinarlas a fuego mediano durante 20 a 30 minutos hasta que
estén tiernas. Sacarlas del almíbar y dejarlas enfriar. Si no quieres tomarte
este trabajo compra las que ya vienen en lata. Córtalas al medio, retira las
semillas y acomoda en una fuente para horno, rellena con los arándanos y cubre
con la otra mitad. Lleva al horno unos minutos para calentar antes de servir.


Para los
barquettes

de hongos

O compras los
ya preparados en una panadería o los haces con:

         
115g de harina

         
15g de azúcar impalpable

         
½ cucharadita de sal

         
75g de manteca

         
1 yema

         
2 cucharadas de agua

Preparar la
masa mezclando los ingredientes sólidos, se torna de forma arenosa, bate la yema
con el agua y agrégasela hasta obtener una masa suave, deja reposar en la
heladera ½ hora, extiende con un palote dándole 1 cm. de espesor, forra el molde
de

barquettes

y  coloca dentro papel de aluminio arrugado para que conserve su forma, cocina
en horno bien caliente durante 20 minutos, retira el papel y continua 15 minutos
más, deja enfriar y desmolda sobre una rejilla.


Relleno de hongos

         
120g de portobello o

champignons

o sino

         
15g de hongos secos remojados en agua fría 2 horas

         
15g de manteca (mantequilla)

         
115ml de crema de leche

         
pimienta y sal

Limpiar bien
los hongos con un tapo seco y limpio. Quitar la parte arenosa de los tallos,
cortarlos en rodajas finas y rehogarlos en mantequilla, salar y cocinar no más
de 5 minutos hasta que pierdan algo de humedad y se conserven crujientes, añadir
la crema, pimienta y dejar cocinar a fuego muy bajo sin hervir unos 5 minutos.
Coloca la mezcla en las barquillas justo antes de servir para que la masa no se
ablande.


Salsa de grosellas

Salsa madeira
con jalea de grosellas.

Estrictamente
hablando, la salsa madeira necesita una larga preparación que incluye demi-glace
hecha con salsa española y extracto de carne. La siguiente es una receta menos
complicada:

         
2 zanahorias pequeñas

         
1 cebolla mediana

         
30g de manteca

         
1 cucharada de harina

         
300ml de caldo de carne

         
2 cucharadas de puré de tomate o

         
1 cucharada de extracto de tomate

         
½ limón (el jugo)

         
100ml de madeira (u oporto)

         
sal y pimienta

Procesar las
verduras limpias en forma muy fina, derretir la mantequilla y añadirlas hasta
que doren, espolvorear con harina hasta que esta se dore, añade el caldo de
carne, el puré o extracto y cocina ½ hora tapado a fuego suave. Pasa por un
chino o colador fino, vierte el jugo de limón, el madeira y dos cucharadas de
jalea de grosellas, revuelve bien y cocina 1 minuto más.


Armado del plato

Sirve el
ciervo en una fuente grande con la salsa encima y decorando con las peras.
Coloca alrededor las barquettes y los tallarines. La salsa de grosellas sírvela
en una salsera aparte.

De postre por
que no una Bombe Josephine, que no es ni más ni menos que helado de pistacho y
helado de café, para lo cual si quieres en otra oportunidad te daré las recetas
de estos helados, por ahora te recomiendo comprarlos en una heladería. Forra un
molde Savarin o bomba con helado de café y rellena con el de pistacho y voila…

Es una receta
digna de una orgía, después de estos placeres nada mejor que tirar unos
almohadones por el piso, relajarse y gozar con los placeres que nos depara el
tiempo que sigue… apaga las luces y solo deja encendida una que otra vela,
continua con el champagne que es muy bueno para estos platos, y si tan solo de
pensarlo te agota tanta preparación recuerda que al hombre / mujer se le aferra
por la boca… olvídate de todo y sal a un buen restaurante, claro que los
resultados nunca serán los mismos.

Después me
cuentas.

¿Te gustaría cocinar como los mejores
chefs? Pues inscríbete ahora en nuestros cursos gratis
de:

Salsas
paso a paso

Cocina
japonesa