El camino al corazón de una mujer

La Historia cuenta…
  
… que en el altiplano más alto del Tibet,
vive el hombre más sabio del mundo. Cierta vez un joven fue en su
procura para descubrir el  camino del  corazón de cierta
mujer. Cuando encontró al sabio en la cumbre de la región más alta, le
preguntó:
-Maestro de los Maestros: ¿cuál es el
camino más corto y seguro para el corazón de una mujer?
-No hay camino seguro para el corazón de una
mujer, hijo. Sólo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas,
lleno de piedras y plagados por serpientes venenosas…
 
-Pero, entonces, Maestro… ¿qué debo hacer
para conquistar el corazón de mi amada?

Entonces el gran gurú le dijo: 
-Oh, aplicado discípulo, conserva bien las enseñanzas que te daré ahora…
síguelas atentamente sin errar y tendrás lo que buscas:
 
-No escupas en el piso.
-No te rasques los huevos enfrente de ella.
-Regálale flores y muchos, pero muchos
presentes.
-Presentes caros de preferencia.
-Levanta la tapa del inodoro antes de mear. Y
recuerda de limpiar después.
-Lávate las manos cuando salgas del baño.
-No mastiques con la boca abierta.
-No eructes alto. O mejor… no eructes.
-No largues pedos debajo de la colcha. O
mejor… no largues nunca pedos.
-No te limpies los dientes con palillos en público.
-Córtate y límpiate las uñas… No te
comas las uñas.
-No hables mal de la madre de ella. Es más,
ámala.
-Usa desodorante (que sirva).
-No hables con palabrotas.
-Ríete siempre de los chistes de ella.
-No tengas celos de ella.
-Deja que ella tenga celos de ti… los de
ella son siempre razonables.
– No críes barriga. Es más… no engordes.
-Usa desodorante ambiental cuando vas al baño…
recuerda que tú no cagas flores frescas.
-No mojes el baño, ni la casa, y no dejes la
toalla tirada.
-No te sientes a la mesa sin camisa.
-No digas que ella no sabe manejar (guarda
esta verdad sólo para tí).
-No llegues tarde a casa. Vete a trabajar y
vuelve corriendo.
-No bebas hasta tarde con tus amigos.
– No seas tacaño, y usa por lo menos dos
tarjetas de crédito.
-No mires a otras mujeres. Es más… no
existen otras mujeres
-No hables de tu ex-novia. Tú nunca tuviste
una antes de ella.
-Dile ”Te amo” por lo menos 24 veces por día.
-Aprende a cocinar.
-Lava los platos.
-Arregla la cama… siempre.
-Llámala de cualquier lugar.
-Deja que ella compre ropas y zapatos siempre
que ella quiera. Es más, ayúdala a andar durante horas buscando una ropa
nueva.
-Deja que ella converse durante horas por teléfono.
-Discute siempre la relación, aunque no
tenga nada que discutir.
-No ronques.
-No rompas la paciencia con el fútbol… y
menos los domingos.
-Dile en todo momento que ella es la mujer más
bella que jamás has visto.
-Repara cuando ella se corta el cabello,
aunque sea apenas las puntas. Y dile siempre que le quedó bien.
-Y lo más importante, hijo mío… hijo mío…
hijo… hijo mío… hijo… espera!!!! vuelve aquí!!!!!!… vuelveeeeeee!!!!!!!!!!
¿¿¿COMO QUE TE VAS A HACER HOMOSEXUAL??? VUELVE!!!!!!!!!!! VUELVE!!!!!!!!!
  

Enviado por Maia. ¡Muchas gracias!

Si quieres agregar más sonrisas a tu
vida, descarga ahora nuestro libro gratis de Humor judío
haciendo clic
aquí
.
O inscríbete gratis en nuestro Taller
de la Risa
, haciendo clic
aquí
.